Costo de 200 mmdp y afectación de programas, de no incrementar precio a gasolina: Meade

"Parte del incremento de los precios internacionales se absorbió reduciendo el IEPS para no trasladarlo completo a los consumidores; el límite que teníamos es que no podíamos reducir el IEPS más allá de lo que requeríamos para poder al mismo tiempo fondear los programas sociales y los programas de gobierno", dijo José Antonio Meade.

José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público, aclaró que de haber mantenido el precio de la gasolina a como se encontraba a finales del año, al Gobierno Federal le hubiera costado 200 mil millones de pesos, recursos que no se hubieran podido acomodar dentro del presupuesto sin afectar programas sociales que son muy importantes.

En entrevista con Fórmula Financiera, el secretario de Hacienda recordó que en 2014 para 2015 se tomó una primera definición en cuanto al precio de los hidrocarburos al pasar de uno único, fijado por la misma dependencia, a un precio máximo. "Eso introdujo por primera vez la posibilidad de que hubiera competencia en el mercado de gasolinas".

De 2015 para 2016 se pasó a un impuesto variable; "ese esquema que le salió muy caro al país, que implicó que en muchas ocasiones que el precio de la gasolina se mantuviera artificialmente bajo, y en algunos casos artificialmente alto.

"Se cambió para dejar fijo el impuesto y que en consecuencia el costo de la gasolina se fuera ajustando con el costo internacional, pero se le puso un límite en ley, no podía subir más de tres por ciento, y partir de este año, se liberaba ese límite".

Desde agosto del año pasado se mordió el límite, dijo Meade, "la gasolina en el resto del mundo siguió subiendo y en México por ley el límite se eliminó el 31 de diciembre y entró en vigor el nuevo esquema ya sin límite en donde se reflejaba el costo de la gasolina".

En 2017 lo que cambió fue tener un mayor precio en la gasolina, algunos incrementos en la logística y el único concepto de costo que se redujo fue el del impuesto para buscar que el impacto se redujera.

"No se puso ir ajustando justamente porque había esta restricción de ley. Al tiempo de ir subiendo el precio internacional de la gasolina, ese incremento en el precio la única forma que hubiéramos tenido de acomodarlo es que hubiéramos reducido el gasto en cualquiera de estos rubros".

El funcionario federal dijo que Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) se disminuyó en casi 1.10 pesos; el único componente que se redujo fue el impuesto, incluso este 2017 el gobierno recaudará menos por IEPS, en comparación al año pasado.

"Parte del incremento de los precios internacionales se absorbió reduciendo el IEPS para no trasladarlo completo a los consumidores; el límite que teníamos es que no podíamos reducir el IEPS más allá de lo que requeríamos para poder al mismo tiempo fondear los programas sociales y los programas de gobierno.

"Si nosotros hubiéramos tratado de mantener el precio de la gasolina igual a como estaba a finales del año, el cálculo que tenemos es que nos hubiera costado 200 mil millones de pesos".

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest