Sector automotriz de México es competitivo por ‘dumping salarial’

Frente a las advertencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el sentido de cobrar aranceles a los automóviles importados y ante las críticas en contra de México sobre su bajo costo laboral, uno de los temas que saltará en la mesa de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) será el llamado ‘dumping salarial’.

Lo anterior, debido a la brecha de salarios que se pagan entre México y Estados Unidos, ya que mientras un trabajador mexicano de la industria automotriz necesita tres años para comprar uno de los coches que produce, un colega estadounidense necesita trabajar seis meses para adquirirlo.

En este análisis coincidieron Graciela Bensusán, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM); Alex Covarrubias, coordinador de la Red de Innovación y Trabajo en la Industria Automotriz Mexicana, y Ludger Pries, académico del Colegio de México, quienes participaron en el seminario «El futuro del trabajo en el sector automotriz».

Las diferencias de costos laborales entre ambos países exigen un estudio muy detallado, que va más allá de sólo revisar el precio de la hora trabajada, sino que también debe incluir otros aspectos como la productividad de los empleados, dijeron los expertos.

En este sentido, México debe hacer un mejor reparto del resultado de la productividad, porque «no estamos compitiendo sólo con bajos salarios, sino con salarios bajísimos y altísima productividad”, refirió Graciela Bensusán.

¿Ventaja artificial?

La académica aseguró que mientras la mano de obra en la industria automotriz nacional compite con las mejores del mundo, llámese Alemania o cualquier otra, los empleados ganan hasta 20 veces menos.

«Entonces, el problema que plantea Estados Unidos es el concepto de un comercio justo y lo que se entiende por un comercio justo es que no generen salarios artificiales para que esa sea una ventaja comparativa», expuso.

Alex Covarrubias confirmó que el llamado ‘dumping salarial’ se manifiesta en el hecho de que un trabajador mexicano gana un equivalente a 3.4 dólares por hora, mientras que en Estados Unidos el ingreso es de hasta de 40 dólares por hora.

Por consecuencia, un trabajador mexicano de la industria automotriz debe laborar hasta tres años para adquirir un vehículo, mientras que un estadunidense puede hacerlo con seis meses de trabajo, refirió Ludger Pries.

Invertir en innovación, la sugerencia

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de Volkswagen de México, Rey David García Avendaño, dijo que en el estado de Puebla se trabaja en un plan para dignificar el nivel salarial de los empleados de la industria, porque en promedio éstos perciben 500 pesos diarios.

Por eso se espera que uno de los temas en los que Estados Unidos puede presionar consiste en que se ligue el salario a la productividad de los trabajadores mexicanos del sector.

Los panelistas recomendaron que para que México se mantenga atractivo para la inversión, con salarios más elevados, necesita impulsar la innovación y el desarrollo en el sector.

Coincidieron en que la alta innovación y la robotización de los procesos llevarán a que el costo salarial sea insignificante en el futuro, por lo que elevar los salarios no será causa de pérdida de competitividad del país para las inversiones.

Por: Notimex
Fuente: Manufactura

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest