“Reglas de origen más altas en TLCAN atraerán inversiones”

Establecer reglas de origen más altas en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), como lo impulsa el presidente estadounidense, Donald Trump, atraerá más inversiones a México, Estados Unidos y Canadá, estimó Francisco de Rosenzweig, socio de la firma White & Case.

Como subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Rosenzweig estuvo al frente de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés) y conoció a detalle los posicionamientos de los tres socios del TLCAN, quienes firmaron, junto con otras nueve naciones, ese acuerdo comercial, el cual fue finalmente rechazado por Trump.

¿Qué tanto el TPP pudiera trasladarse a un TLCAN actualizado?

El hecho de que haya una serie de acuerdos a nivel plurilateral entre los 12 países que suscribieron el TPP, tres de ellos son Canadá, México y Estados Unidos, me parece que es un buen marco de referencia para la profundización o modernización del TLCAN. Ahora bien, esas concesiones no se pueden dar simplemente por asumidas o dadas; son concesiones que implicarán un balance entre los tres países dependiendo de los intereses ofensivos y defensivos. El balance es muy diferente cuando tienes el mercado asiático como parte de una negociación, que cuando sólo hablas de América del Norte, una región altamente integrada.

¿Un ejemplo de qué queda fuera de ese balance?

El mayor cambio entre la iniciativa comercial del TPP y el TLCAN son las reglas de origen. Éstas consideraban las sensibilidades de los países de América del Norte en relación con ciertos procesos manufactureros en donde había intereses muy ofensivos por parte de algunos países asiáticos. A diferencia del TPP, donde se buscaba flexibilizar las reglas para poder incorporar insumos no originarios; en el caso del TLCAN lo que estamos buscando es fortalecer el contenido regional de Canadá, EU y México para, primero, atraer más inversiones y generar empleos; pero también para hacer más fuerte la integración productiva o la producción conjunta de bienes.

¿Las reglas de origen ya son altas en el TLCAN actual?

Lo que se negoció en el TLCAN, en una visión de largo plazo, era una mayor integración productiva. La tendencia hasta antes de la llegada de Trump era precisamente negociar reglas flexibles que reconocieran el contenido regional de diferentes países para la producción de un bien. Entonces, lo que buscas es que sean procesos eficientes, en donde el superávit o el déficit no son relevantes pero sí obtener un componente que sea eficiente en términos de costos de producción y de beneficio al consumidor.

¿Qué efectos habría si se elevan más las reglas de origen del TLCAN?

Primero, atraer mayor inversión. El incremento de las reglas de origen es positivo en la medida que éstas no sean disruptivas, porque atraes más inversión, desarrollas mayor proveeduría local o regional, generas empleos y, desde luego, fortaleces el contenido de valor agregado de los procesos productivos entre México, EU y Canadá.

¿En un principio, puede haber la duda de dónde se instalará la nueva proveeduría?

Me parece que no, porque al tener reglas de origen con contenido regional alto lo que haces es proteger el mercado de las partes, de Canadá, EU y México. Lo que estás haciendo es generar un mercado interno de los tres países más robusto. Lo que necesitas claramente para poder beneficiarte de esa preferencia de cero arancel es que las reglas de origen que se negocien te permitan un periodo de transición tal que puedas atraer las inversiones y la proveeduría a América del Norte. Para ello, es fundamental el periodo de transición.

México se ha venido fortaleciendo en el sector de autopartes, ¿esta tendencia continuará?

Tenemos una regla de 62.5% en este sector, que es una regla bastante alta; pero también es cierto que hay áreas de oportunidad para seguir incrementando el contenido regional. Hay otros segmentos de los procesos de manufactura en donde tenemos reglas flexibles. Ahí es donde hay una clara oportunidad. Está, por ejemplo, la manufactura de productos electrónicos, eléctricos o electrodomésticos.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest