Proponen que TLCAN incluya vigilante económico tripartita

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que inicia el 16 de agosto, podría incluir la creación de un ente que vigile, revise y proponga políticas de desarrollo entre las operaciones financieras, económicas, cambiarias y monetarias de los ministerios de Finanzas de México, Canadá y el Tesoro de Estados Unidos, propone un análisis del think tank de Peterson Institute for International Economics (PIIE).

Este ente tripartita haría las funciones consignadas desde hace tiempo al Fondo Monetario Internacional (FMI) en cuanto a detección de riesgos económico-financieros de impacto en los tres socios; podría generar alertas tempranas ante eventuales problemas y proponer medidas correctivas en la aplicación de políticas macroeconómicas, financieras, fiscales, monetarias y cambiarias, consignaron. Al interior de su Policy Brief de junio, dedicado a la Renegociación del TLCAN: ofensiva de Estados Unidos y defensiva de los intereses de Canadá, argumentan que el mismo ente podría promover la cooperación en las políticas macroeconómicas y cambiarias, lo que no incluye un mecanismo u operación de arbitraje.

Precisamente, el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés) propuso recientemente la posibilidad de que los bancos centrales sincronicen sus subidas de tasas rumbo a la normalización de las políticas monetarias, de manera que se puedan limitar los efectos de segundo orden y la volatilidad. No obstante, el BIS refirió que cada país y su autoridad tienen que evaluar la pertinencia de comunicarse y actuar en consecuencia conforme se los permita su situación doméstica.

Capítulo sobre divisas

De tomar en cuenta la propuesta del Peterson Institute, “resolverían un problema históricamente reclamado por los bancos centrales, los ministerios de finanzas y el mismo FMI. Implicaría un hito en los acuerdos comerciales promulgados desde la Segunda Guerra Mundial”.

En el documento, cuyos autores son Gary Clyde Hufbauer y Euijin Jung, proponen la creación de un capítulo sobre divisas, que considere la consistente subvaluación de las monedas de Canadá y México en las negociaciones comerciales.

“El capítulo podría abarcar tanto la manipulación como la infravaloración y podría contemplar la vigilancia de la manipulación para favorecer los superávits de alguno de los socios”, añade.

Más allá del déficit

En la investigación, los autores del PIIE explican que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su equipo de comercio están enfrascados en revisar y ajustar los balances comerciales bilaterales, especialmente para “conseguir una relación mucho más justa, según su métrica”.

Consideran que Canadá y México podrían aprovechar esta oportunidad para apuntalar otros balances macroeconómicos que no habían aparecido hasta ahora en los cálculos de las tres naciones.

Una de ellas podría ser la regulación energética tripartita, aprovechando la apertura legal de México a la inversión externa.

En la propuesta, el PIIE destaca que las regulaciones energéticas y las políticas que se siguen en los sectores difieren entre los niveles federal, estatal y las jurisdicciones de provincia.

Ahora podría avanzarse para crear un mercado de energía integrado que permita uniformar estándares de conexiones eléctricas. Lo que será mucho más sencillo entre Estados Unidos y Canadá, finaliza.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest