México no requiere una reforma fiscal como la propuesta en EU: CEESP

Para los especialistas del sector privado, México cuenta con fortaleza interna, que permitirá al país ser menos vulnerable; pero “si reforzamos la certeza jurídica en nuestro país, ese será nuestro principal blindaje. La propuesta del Presidente Trump no puede ofrecer esa certeza”.

México no requiere ni mucho menos tiene espacios para implementar una reforma fiscal como la propuesta por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la cual genera incertidumbre para las inversiones, afirmó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Para los especialistas del sector privado, México cuenta con fortaleza interna, que permitirá al país ser menos vulnerable; pero “si reforzamos la certeza jurídica en nuestro país, ese será nuestro principal blindaje. La propuesta del Presidente Trump no puede ofrecer esa certeza”.

En caso de que el Congreso estadounidense apruebe la reforma de la Casa Blanca, muy probablemente se definiría un límite de tiempo, no los diez años tradicionales sino tal vez solo dos años, ya que “ninguna empresa tomará decisiones de inversión sin la certeza de continuidad fiscal por mucho más tiempo”, consideró el organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Es importante señalar que México no tiene el espacio fiscal para llevar a cabo una medida similar. Pero tampoco lo requerimos. Nuestra fortaleza interna que viene mejorando, nos hará menos vulnerables al exterior”, aseveró.

En su análisis semanal, el director del CEESP, Luis Foncerrada, advirtió que resulta fundamental tener presente que la vulnerabilidad al exterior, depende de nuestra fortaleza interna.

Si bien los principales indicadores macroeconómicos muestran una modesta mejora, se deben redoblar esfuerzos en materia del combate a la corrupción, la inseguridad y la impunidad, que siguen fortaleciéndose como factores que pueden inhibir un mayor ritmo de crecimiento de la actividad económica del país.

Respecto a la propuesta fiscal de Trump, Foncerrada resaltó las incongruencias, porque dicho planteamiento propone no gravar las importaciones, después de que ese era un factor determinante del impuesto fronterizo que se propuso durante la campaña presidencial, toda vez que mediante los recursos que se esperaba obtener con este mecanismo, se podría compensar la reducción en la recaudación en el impuesto a la renta.

El supuesto cambio fiscal se centra principalmente en una enorme reducción de impuestos., fundamentalmente de tres partes: una reducción de 20 puntos a la tasa impositiva corporativa, que pasa de 35% a 15% y que incluye todo tipo de negocios, desde los más pequeños hasta los más grandes. Para las familias se incrementan los montos deducibles y también se reduce la tasa máxima de casi 40% a 35%.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest