Moisés Kalach, el estratega en comercio internacional

CIUDAD DE MÉXICO

Si el director del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial, Moisés Kalach, necesitara un sobrenombre, ése sería el de estratega. ¿La razón? Durante cuatros años defendió los intereses del sector privado mexicano en las negociaciones del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, el cual contemplaba 12 países de tres continentes, que en conjunto representaban 40% del Producto Interno Bruto mundial y 30% del comercio internacional, pero que tras la salida de Estados Unidos, en enero pasado, quedó cancelado.

Sin embargo, de haber entrado en vigor, los beneficios para el país hubieran sido contundentes. De acuerdo con la Secretaría de Economía detonaría exportaciones por 150 mil millones de dólares, casi 50% el valor de las operaciones comerciales que realiza México, las cuales se estiman en 371 mil millones de dólares. ¿Algo más? Sí, ningún sector económico nacional corría riesgos catastróficos debido a que contemplaba mecanismos de protección como desgravaciones paulatinas, reglas de origen y cupos.

Este logro fue el que lo catapultó a la posición que ocupa hoy en el organismo que lleva las riendas de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, mismo que en las últimas dos décadas cuadruplicó el comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, al pasar de 297 mil millones de dólares en 1993 a más de un billón 140 mil millones de dólares actualmente, un salto que ha definido la historia económica de la región.

EL AS DE LA INICIATIVA PRIVADA

Quienes conocen a este empresario nacido en la Ciudad de México en 1973 lo describen como serio, inteligente, sigiloso, sagaz, pero sobre todo visionario. Es reconocido principalmente por ser promotor de la expansión de oportunidades de comercio e inversión de México en el mundo, mismas que lleva a la práctica en Grupo Kaltex, la empresa nacional más grande en el ramo textil, de la que es vicepresidente, misma que ha consolidado sus exportaciones a todo el continente americano en los últimos años, pero que también ha incursionado en mercados tan lejanos como los europeos.

Además como presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil, de febrero de 2012 a marzo de 2015, es recordado por defender los intereses que este sector enfrenta con la subvaluación, que es una modalidad del contrabando que se presenta al declarar durante la importación un valor menor al realmente pagado por la mercancía, disminuyendo así la base gravable con objeto de pagar menos contribuciones, lo que constituye una competencia desleal para las empresas nacionales.

Fue su especialización en temas de comercio internacional lo que lo convirtió en el as de la iniciativa privada para protegerse en la renegociación del tratado. Un proceso en el que asegura “no se bajará la guardia”.

En entrevista con Excélsior detalla que para lograrlo lidera un equipo de más de 200 personas, las cuales diseñan estrategias para cada sector económico a fin de que estén preparados ante cualquier escenario. “Hay un cuarto de inteligencia que trabaja a toda su capacidad con el objetivo de tener información precisa que nos permita negociar, al igual que el cuarto de junto, que es donde se definen las diferentes posiciones a tomar”.

Pero para llevar a buen término la negociación, este contador público del Instituto Tecnológico Autónomo de México, con estudios de administración en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa, ha buscado no dejar cabos sueltos. Por ello ha realizado casi dos decenas de viajes a Estados Unidos y Canadá a fin de encontrar aliados tanto empresariales como gubernamentales.

“Pese a que ha bajado la retórica del Presidente de Estados Unidos, nosotros estamos actuando como si estuviéramos en un periodo de emergencia, porque eso es, dada la importancia que tiene este acuerdo comercial para México”, refiere con el semblante parco y serio que lo caracteriza.

Sin embargo, es contundente al decir que el país no cederá a la imposición de aranceles. “México es un campeón del comercio internacional porque tiene acuerdos comerciales con 42 países, somos una de las economías más grandes del mundo, además estamos avanzando en competitividad, por lo que sin duda podemos decir no a las propuestas que vayan en contra de nuestros intereses”.

PASIÓN DE TIEMPO COMPLETO

No es secreta la pasión de este empresario por influir en la construcción de país más competitivo, esto es lo que le impulsa a ser miembro de la mesa directiva de la Confederación de Cámaras Industriales; del Consejo Asesor de Negocios de APEC; del US-Mexico CEO Dialogue, y del Comité Empresarial Alto Nivel México-China.

Sus actividades en materia de comercio internacional lo han convertido en un apasionado de los viajes. Conoce prácticamente todo el continente americano, así como casi todos los países europeos. Pero una de sus metas es conocer todo el mundo.

Otra de sus pasiones es la comida, desde la tradicional hasta la gourmet. ¿Cuál es su favorita? Asegura que la mexicana, la japonesa y la italiana, pero su rostro deja escapar sonrisas, al recordar platillos nacionales como la barbacoa, el mole y los tacos.

También gusta de correr y hacer box, pero asegura que lo que lo que más ama en la vida es pasar tiempo con su familia.

“Me apasiona estar con los míos: con mi esposa, mis tres hijos, además de los otros 120 miembros de mi familia… Tengo hermanos que son como mis amigos, primos que son como mis hermanos, además de padres, tíos y abuelos que son mi guía, con los que tengo la tradición de reunirme cada fin de semana”, comentó Moisés Kalach.

¿Y su más grande sueño? No duda  en decir que es defender los intereses de México en todo el mundo.

 

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest