México dirá sí a regla de origen que pide EU en el TLCAN

El Economista. Lilia González. 05 de agosto. Dentro de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México ha acortado su distancia respecto de Estados Unidos (EU) en cuanto a las reglas de origen del sector automotriz en las últimas horas.

De acuerdo con fuentes allegadas a las pláticas, los negociadores mexicanos han aceptado flexibilizar su postura y aceptar una regla de origen de 75% y una regla de contenido salarial, como pide EU, con el matiz de que ambas deberían aplicarse gradualmente.

En el caso de la regla de origen automotriz, México plantea un periodo de cumplimiento de cinco años para alcanzar progresivamente el nivel demandado por EU: pasar de 62.5 a 66% en la entrada en vigor, 69 a 72% y, finalmente, 75 por ciento.

Además, México aceptaría la petición de EU de que 40% del valor de un auto ligero sea producido en una zona de América del Norte en la que se paguen salarios de más de 16 dólares por hora (45% en el caso de las camionetas pick up y los vehículos pesados).

En este caso, nuestro país también pediría una cláusula que permita implementar esta regla en un periodo de transición de cinco años, para comenzar con 30% de contenido hasta llegar a 40 o 45%, dependiendo el caso, lo cual implicaría avanzar de 30% en el primer año, 33, 36, 40% y hasta alcanzar 45 por ciento.

Se especificó que la regla de origen de los autos híbridos, autónomos y eléctricos será de 75% de contenido regional desde la entrada en vigor. Así como las nuevas piezas que se vayan incorporando a los vehículos tradicionales.

Otro de los aspectos negociados en las pláticas recientes entre México y Estados Unidos es que 70% de las compras de aluminio de las armadoras deben ser de material regional, mientras que, en el caso del acero, se definirá un porcentaje hasta que Canadá analice si es viable la propuesta.

“Ya se ve una propuesta automotriz más planchadita, aunque falta que sea palomeada por Robert Lighthizer (representante de Comercio de Estados Unidos) y que éste quite la cláusula sunset porque genera incertidumbre a las inversiones del sector. También que tenga el aval de Canadá”, comentó una de las fuentes informantes.
Se vislumbran pistas de aterrizaje

Sin hacer alusión puntual a lo negociado por México en este tema, Moisés Kalach, director general del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, el llamado Cuarto de Junto del sector privado en las pláticas del TLCAN, comentó el fin de semana en una entrevista radiofónica que “en regla de origen automotriz se nota un gran trabajo y se vislumbran las pistas de aterrizaje y los equipos trabajan intensamente, van avanzados”.

Explicó que no se trata de haber cedido, sino que se hizo un balance en la regla de origen para dar paso a mantener la huella de México en las inversiones automotrices, en donde no se quite la confianza de la inversión y seguir exportando lo que se hace. “¡No dañar las inversiones en México, las exportaciones ni los empleos, ésa es la filosofía!”, advirtió.

Al ser cuestionado sobre el avance del capítulo automotriz, el coordinador del llamado Cuarto de Junto del sector empresarial respondió: “Parece que hay un tiempo de acomodo para las marcas que no tienen cadena de abasto lista, para que puedan trabajar hacia adelante y lleguen a buen tiempo y no se dañen las exportaciones de hoy”.

“Si esa regla de origen está balanceada, se tiene respeto de no imponer a través de la regla, el no imponer cuotas de aranceles al acero y aluminio y dejarnos fuera de la investigación estadounidense 232 en autos”, agregó.

Kalach indicó que todavía existen dudas sobre si EU accedería a otorgar lo anterior a México, pero “las señales son buenas”.

El viernes concluyó otra reunión ministerial entre México y EU con la expectativa de que Canadá se sume a las pláticas esta semana. Por nuestro país acudieron Ildefonso Guajardo, secretario de Economía y jefe negociador actual; Luis Videgaray, canciller, y por Estados Unidos, Robert Lighthizer, jefe negociador de EU.

Desde un inicio, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, propuso elevar el contenido regional de la regla de origen automotriz de 62.5 a 85%, posteriormente accedió reducirla a 75%, porcentaje que actualmente maneja México ante la integración de la cadena de proveeduría de la región, pero demanda un periodo de transición para ajustar procesos y contratos.

En lo que se refiere a producir 40% o 45% del valor de la unidad en determinada zona de manufactura con pago mayor a 16 dólares, las fuentes explicaron que México no partirá de cero, porque es altamente competitivo en partes y componentes con valor agregado.
¿Qué pide EU en el capítulo de autos del TLCAN?

Regla de origen de 75 por ciento. Originalmente pedía elevarla a 85%, respecto de 62.5% que se aplica actualmente. La regla de origen define el contenido regional que deben incluir los productos automotores que se intercambien libres de arancel en el bloque TLCAN.
Contenido de regiones de altos salarios. EU busca que entre 40 y 45% de las piezas de los vehículos ensamblados en el bloque TLCAN provenga de jurisdicciones con altos salarios automotrices (de al menos 16 dólares la hora).
Contenido regional de acero y aluminio. El gobierno de Trump pretende que al menos 70% del acero y del aluminio utilizados en la construcción de los automóviles provenga de los países del bloque TLCAN.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest