Game changer: Jesús Seade , el negociador de AMLO

El Financiero. Enrique Quintana. Fue catedrático de la Universidad de Warwick

Además de español, habla inglés, francés, portugués, alemán y mandarín

En cualquier discusión que se ha prolongado por mucho tiempo llega un punto en que los argumentos esgrimidos ya no son suficientes para mover la conversación hacia adelante. Entonces, se necesita algo más, ideas nuevas y ojos frescos para poder resolver el asunto en cuestión.

En la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que se extendió más de un año, Jesús Seade fue esa fuerza que permitió llevar a buen término las pláticas, sobre todo con los complicados negociadores comerciales estadounidenses.

“Hubo momentos en donde estábamos tan seguros de que íbamos a llegar a donde llegamos. Yo creo que en ese sentido, la incorporación del doctor Seade como representante del equipo de transición vino a jugar un papel fundamental”, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, tras concluir el acuerdo con EU. “Estamos agradecidos con el presidente electo, que haya enviado a alguien con la experiencia, la capacidad negociadora, el talento”, agregó el canciller mexicano, Luis Videgaray.

Negociar acuerdos comerciales no es algo nuevo para Seade, quien estudió ingeniería química en la UNAM y obtuvo un doctorado en economía en la Universidad de Oxford, Inglaterra. En 1989, fue nombrado negociador principal de la Ronda Uruguay en México y luego embajador en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés) y luego se convirtió en subdirector general de la Organización Mundial de Comercio. Posteriormente llegó a ocupar la dirección adjunta de desarrollo de políticas del FMI.

Dos personas clave en el entorno personal de Andrés Manuel López Obrador, Carlos Urzúa, el próximo secretario de Hacienda, y Rogelio Ramírez de la O, recomendaron a Seade con el ahora presidente electo para ser su hombre en la renegociación del TLCAN. Ahí se reencontró con su amigo Robert Lighthizer, quien llevó el mando del equipo estadounidense en la mesa de discusiones. La cercanía previa entre ambos personajes influyó de manera importante para acercar las posturas de México y Estados Unidos.

Si la renegociación del TLCAN concluye de manera definitiva pronto, perderá sentido la misión original de Seade, aunque no sería lo último que escuchemos de él. Ya trascendió que aspira a ocupar el puesto de sus sueños: embajador de México en China.

Seade solía trabajar en la Universidad de Hong Kong, pero en el campus de Shenzhen, donde aún vive su familia. Considera a China su segundo hogar, y después de deshacer el entuerto del TLCAN, quizás lo veamos regresar allí, más importante que nunca.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest