Avizora ProMéxico complicado 2017

El próximo 2017 se ve como uno de los años más complicados para el comercio exterior y ProMéxico, la agencia de promoción comercial del País, enfrenta un panorama complicado.

Para lograr su principal objetivo de concretar la diversificación comercial tendrá que lidiar con un recorte presupuestal de 27 por ciento, lo cual genera la necesidad de hacer una reingeniería para administrar mejor el gasto.

Pero esto viene difícil en un contexto donde Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos, lo cual genera desconocimiento de qué ocurrirá con esa economía, y se suma que las exportaciones mexicanas en su mayor punto de concentración en ese mercado en diez años.

"No estamos en una etapa de aumento presupuestal así que toca hacer disrupción e innovación para administrar mejor", explicó Francisco González, director general de la institución en entrevista.

Ante el recorte presupuestal ya se hicieron ajustes, se despidió a 33 por ciento del personal y se redujeron gastos administrativos y burocráticos.

Además, el sistema de otorgamiento de beneficios se modificó y ahora la repartición se hace de manera diferente, así que ahora las bolsas de viaje se otorgan según el mercado y la dificultad de ingreso.

"Para una misión estratégica en África o Australia, o donde se considere un nuevo mercado, se otorga un apoyo específico al empresario para que llegue mientras que para Estados Unidos aportamos otras cosas, como apoyo técnico, pero no se paga nada", explicó.

Creada durante el primer año de la administración de Felipe Calderón, esta oficina se fundó como un fideicomiso para estimular el comercio y la inversión.

Aunque la institución tiene métricas para medir su desempeño, estas son elaboradas por ella misma. Así, en el Informe de Autoevaluación de ProMéxico 2016, que cubre hasta el primer semestre del año, se detalla que se ha cumplido en 100 por ciento las metas trazadas.

González admite que la diversificación comercial no será sencilla, y que de hacerse no vendrá de la noche a la mañana ni en gran volumen sino explorando paso a paso los mercados y en nichos específicos.

"Es momento de abrir nuevos países, y eso significa no sólo llegar a nuevos destinos sino también pueden ser hacia donde ya haya ruta comercial pero que puedan entrar nuevos productos", precisó.

Este funcionario explicó que, independiente de los esfuerzos de ProMéxico, para hacer comercio exterior el Gobierno está limitado y puede llegar hasta cierto punto, por lo cual mucho de la labor toca a la iniciativa privada.

"Es una responsabilidad conjunta y en ese sentido hago una analogía con una carrreteras, donde el Gobierno pone la brecha y a nosotros como ProMéxico nos toca poner las señalizaciones y marcar dónde entrar, salir o hacer paradas pero el recorrido le toca hacerlo al empresario", puntualizó.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest