Zara vuelve a adelantarse y se lanza a la moda sostenible con precios asequibles

La información. Unas ventas de 25.336 millones de euros en todo el mundo en 2017 dan una buena muestra de la magnitud de todo lo que hace. Porque ha conseguido uniformar a millones de personas sin gastar un euro en publicidad y ha logrado que las tendencias que copan las mejores pasarelas lleguen a la calle sin tener que gastar miles de euros en ropa. Sí, hablamos de Inditex, el gigante textil gallego que lleva años revolucionando el comercio textil con un modelo ‘low cost’ o asequible que enamora tanto a ciudadanos de a pie como a personas más pudientes.

Un modelo que parece perfecto a ojos del mercado, pero que lleva varios años siendo objeto de polémica entre los colectivos ecologistas y medioambientales, porque la producción tan masiva que llevan a cabo firmas como Inditex, H&M o Primark, entre otras muchas otras, también de lujo, ha hecho que el sector textil sea ya el segundo más contaminante del mundo. Además, las condiciones laborales de sus empresas subcontratadas en países del tercer mundo ya no se toleran de la misma forma que antaño.

El derrumbe del edificio Rana Plaza en Bangladesh, en el que había varias fábricas que cosían para firmas de moda europeas, como las antes mencionadas, dejó más de 1.000 muertos y puso de manifiesto las condiciones tan deplorables en las que trabajan estas personas. Fábricas atestadas en las que muchos incluso duermen y salarios míseros que sustentan un sector que no para de engordar. Esta tragedia fue el punto de inflexión en la industria textil, que se comprometió a hacer en un cambio en su forma de producción de una forma completa.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest