Urge industria a concretar planes de transmisión eléctrica

El Economista. A pesar de que los planes para ampliar la transmisión de electricidad no logran concretarse, lo que detendrá la expansión de la instalación de renovables en el país, la industria eléctrica mantiene optimismo hacia la cuarta subasta de largo plazo en el país, considerando incluso que los precios que se presenten pueden bajar todavía más.

Fernando Tovar, CEO de Engie México, dijo en entrevista al concluir su participación en el Foro Forbes en la Ciudad de México que a los casi 200 megawatts que se han instalado en por lo menos cuatro proyectos eólicos y fotovoltaicos de la península de Yucatán, el año pasado podrían haberse sumado muchos más parques con proyectos ya muy avanzados tanto de Engie como de otros actores, pero que se detuvieron por la falta de capacidad de transmisión en la zona. Por lo tanto, las constantes postergaciones del fallo de adjudicación de la línea de corriente directa de alto voltaje del istmo al centro del país siguen siendo una preocupación para la industria.

“Es un tema muy importante que tenemos que atender cuanto antes”, dijo, “el gobierno actual se ha puesto metas muy importantes para ampliar el porcentaje de renovables en la matriz, pero no se pueden lograr esos porcentajes si no se hace en paralelo una fuerte inversión en transmisión”.
Subastas no se detienen

Sin embargo, la cuarta subasta de largo plazo provoca la misma expectativa que los procesos anteriores, por ejemplo, Engie analiza 1,600 megawatts en proyectos para presentar ofertas y colocar al menos 500 megawatts en esta subasta que ahora incluye a cinco compradores adicionales a la Comisión Federal de Electricidad.

Engie ha obtenido siete contratos en las tres subastas anteriores, con inversiones superiores a 900 millones de dólares, de los cuales han ejercido ya más de 100 millones para la entrada en operación de una planta este año, mientras que las restantes deberán entrar en marcha en los siguientes dos años. Además, invierte 50 millones de pesos en redes de distribución de gas natural, por lo que ha llegado a siete entidades de la República y tiene una inversión en curso de 1,000 millones de dólares más para la ampliación del gasoducto de transporte de gas natural Mayacán, hacia Chiapas y Quintana Roo. Por lo tanto, las oportunidades de negocio siguen siendo atractivas en el país y lo serán todavía más si se ajustan algunas políticas necesarias.

En el mismo foro, Paolo Romanacci, CEO de Enel México, detalló que esta empresa ha invertido 3,600 millones de dólares en el país, de los cuales la mitad tardó seis años en ejecutar y la otra mitad sólo los tres años posteriores a las reformas legales al sector eléctrico. Por eso, se han adjudicado 1,000 megawatts de energía solar en las subastas de largo plazo y tienen presencia en 14 estados de la república.

La italiana mantiene sus planes de largo plazo en el país, pero de igual forma, considera que la concreción de los planes para ampliar la red de transmisión será fundamental para continuar con su expansión que a fin de cuentas implica crecimiento en la matriz de renovables del país.

Finalmente, Enrique Riquelme, CEO de la española Cox Energy, detalló que luego de adjudicaciones por 1,500 megawatts en las subastas anteriores, participará nuevamente en el proceso de noviembre, con la expectativa de que la competencia será con ofertas incluso más bajas de los récords observados en los últimos tres años, dadas las condiciones de los mercados internacionales y una mayor participación de empresas en las subastas mexicanas.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest