Trump podría hacer estallar una nueva crisis en China

Dinero en Imagen. CIUDAD DE MÉXICO.- Este conflicto comercial llega en un momento en el que la economía china exhibe varias vulnerabilidades tras años de excesos en su política de expansión de crédito. Una de las características de la economía china es la intervención perenne del gobierno en el ámbito económico.

Por esta razón Beijing logró un espectacular auge económico que le ha servido para ganar su preponderancia global. La retroalimentación positiva del gobierno al ciclo de expansión también ha tenido consecuencias en el mercado bursátil: ha existido una tendencia de más de una década al abaratamiento de los costos de adquisición de capital, lo que ha incentivado una escalada sin parangón del índice bursátil chino.

China no atraviesa por un buen momento en vísperas de lo que puede ser una prolongada guerra comercial. Luego de estabilizar su crecimiento en torno al 7% en los últimos años, la economía da señales de flaquear.

También existe un bucle en el mercado bursátil en el mercado inmobiliario, que se ve alimentada por un contexto de franca desaceleración económica. Esta burbuja latente se encuentra en proceso de expiración, debido a los aumentos recientes en los tipos de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El incremento de la deuda en las cuentas de margen, aquella que utilizan los inversionistas para apalancarse y actuar con fines especulativos, ha continuado su tendencia al alza marcando récords históricos a lo largo de la década, superando actualmente los mil millones de yuanes.

Pese a los esfuerzos del Banco Central de China, la realidad es que sus esfuerzos han sido insuficientes para frenar la burbuja crediticia.

Por otro lado, el apalancamiento corporativo se ha seguido estimulando y representa ya 170% del PIB, colocándose así en una perspectiva sensible para el resto de la economía.

En este marco, las agresiones comerciales del presidente estadunidense, Donald Trump podrían tener repercusiones más graves.

Los países emergentes deben estar atentos a lo que sucede con China y cómo se desarrolla su conflicto comercial con Estados Unidos. China es el principal socio comercial de la mayoría de los países asiáticos, y también de Brasil, o Chile o Perú. Cuando China marcha con gran paso, consume materias primas con voracidad, y eso se siente en todos los rincones del mundo.

Pero cuando su paso se frena, todos sufren.

Hay que recordar que China es el mayor poseedor de deuda pública estadunidense, el que financia la expansión que Donald Trump está procurando con la misma receta que Xi Jinping: más deuda.

Si China deja de comprar deuda estadunidense, también Trump puede llevarse un susto. China y Estados Unidos, durante mucho tiempo, han llevado una relación simbiótica. Eso ahora parece haberse roto definitivamente.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest