TLCUEM: Una nueva oportunidad para diversificar el comercio y la industria del país

El Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM) ha facilitado el intercambio de bienes y servicios entre la República Mexicana y el grupo de naciones europeas lideradas por Alemania. Aunque este acuerdo internacional entró en vigor desde el año 2000, hace algunos meses comenzó a plantearse la reestructuración del mismo, esperando que sea firmado a inicios de 2019.

Pero, ¿qué nos depara el nuevo convenio con el viejo continente? Para empezar, es una oportunidad para seguir expandiendo el mercado nacional a otros países y así, romper con la dependencia que se tiene con Estados Unidos, el principal socio comercial de México. Además, es una alternativa para que el comercio nacional se renueve en un escenario que, con un TLCAN reformado o posiblemente disuelto, le obliga a hacerlo en bien de su economía.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Relaciones Exteriores, desde la firma del primer tratado con la Unión Europea (UE), México incrementó su comercio con esta región en un 235 por ciento del 2000 al 2015. Durante este periodo, las exportaciones de nuestro país a esa zona crecieron 233 por ciento, mientras que los envíos de la UE a México incrementaron 236 por ciento.

 

De esta forma, la Unión Europea se ha convertido en el segundo socio comercial más importante para México, tan solo después de Estados Unidos e incluso por encima de Canadá. En el primer trimestre de 2018, según datos del Banco de México, las exportaciones (no petroleras) a los países de esta región representaron más del 5 por ciento del total; sin embargo, aún existe una larga distancia con Estados Unidos, que representó más del 80 por ciento de los envíos totales.

Una apuesta a largo plazo

En entrevista con Líder Empresarial, Eduardo Infante Priego, subsecretario de Promoción de Inversiones y Comercio Exterior en la Secretaría de Desarrollo Económico de Aguascalientes (Sedec), explica que “los resultados del TLCUEM requieren de varios años para poder visualizarse”; sin embargo, señala que los efectos que traería una mayor participación de México en Europa podrían triplicar los niveles de exportación e importación entre ambos territorios.

Alemania, como principal socio comercial de la Unión Europea, ya ha mostrado su interés por invertir no solo en el país, sino también en el estado. Según Infante Priego, el porcentaje de Inversión Extranjera Directa (IED) de Alemania en Aguascalientes, representa alrededor de un 4 por ciento sobre el total de los ingresos de otros países; no obstante, posterior al cierre de varios proyectos en el Hannover Messe 2018, la nación teutona podría incrementar su participación en la entidad a 7 por ciento, con la meta de alcanzar una presencia del 10 al 12 por ciento en un plazo de diez años.

Otros países como Francia, Suiza, Austria y Holanda también ven a México con gran potencial de desarrollo, aunque existen algunos aspectos que podrían limitar sus relaciones comerciales con la República Mexicana. De acuerdo con el experto de Sedec, la transparencia y sustentabilidad son necesidades indispensables para cualquier proyecto de las naciones europeas, pero también son aspectos en los que México tiene aún mucho por mejorar.

A pesar de esto, el economista afirma que se tienen condiciones muy favorables para poder comercializar con la UE: “Lograr una relación comercial exitosa con la Unión Europea requiere reconvertirse: ser más institucionales y más sustentables, un aspecto que le cuesta trabajo a la industria, pero que nos puede apoyar para encontrar nuevas oportunidades”.

Los sectores potenciales del TLCUEM

El acuerdo comercial entre México y la Unión Europea incluye 19 temas fundamentales, entre los cuales destacan: comercio de bienes, reglas de origen, inversión, competencia, compras públicas, derechos de propiedad intelectual, combate a la corrupción, comercio digital, telecomunicaciones, entre otros.

De entrada, el sector alimentario podría ser uno de los más beneficiados, ya que se ha anunciado que en el tratado se reducirán aranceles de varios productos como jugos de fruta, miel, jarabe de agave, frutas, vegetales y atún. Además, esta apertura traerá lineamientos más estrictos en los protocolos de autorización inocua y sanitaria de los productos nacionales.

La manufactura e industria metalmecánica también verían una gran oportunidad con este nuevo acuerdo internacional. Para Aguascalientes, esto podría ser una puerta de crecimiento importante, ya que, según el subsecretario de comercio exterior, el 82 por ciento de su industria está relacionada con ambos sectores.

Asimismo, este proyecto buscaría incentivar el comercio de componentes electrónicos y tecnologías de la información, teniendo como prioridad convertir al país no solo en un proveedor de este tipo de herramientas tecnológicas, sino también en un desarrollador clave para la UE.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest