TLCAN es un proyecto de país, afirma Juan Carlos Baker

CIUDAD DE MÉXICO.- La modernización del Tratado de Libre Comercio de América de Norte no es un proyecto de una administración ni de un presidente, es un proyecto de país, pues tendrá repercusiones por un periodo de tiempo largo, indicó Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

En entrevista con Excélsior destacó que el equipo negociador mexicano hará todo lo posible por concluir el proceso de actualización del acuerdo durante el presente sexenio siempre y cuando esto no implique sacrificar beneficios para México.

Nuestro país seguirá siendo flexible en la renegociación pero no a costa de sus intereses, si el acuerdo se puede concluir en esta administración, o en los siguientes meses, o en el tiempo que sea necesario, no importa, porque éste no es un proyecto de una administración ni es un proyecto de un presidente, es un proyecto de país, porque lo que vamos a decidir tendrá impacto por un periodo de tiempo largo y por ello necesitamos estar completamente seguros de que estamos haciendo lo correcto”.

El funcionario indicó que la fecha límite del 17 de mayo impuesta por Paul Ryan, líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, para notificar a los legisladores estadunidenses de un acuerdo en principio, no tenía que presionar a los negociadores mexicanos pues se trata de un proceso ajeno al país.

Claro que era un ventana de oportunidad, y claro que nosotros queremos cerrar el acuerdo lo antes posible, teniendo en cuenta nuestros intereses, pero esa fecha de ninguna manera era responsabilidad de México cumplirla”.

Dijo que los procesos electorales en México, Estados Unidos y Canadá no serán un obstáculo para las negociaciones trilaterales. “Los equipos negociadores buscan un mejor acuerdo independiente de los tiempos políticos de su país. Sería un error estar condicionados a estas fechas porque la estrategia sería esperar a que éstas llegaran para presionar, lo cual no sucede dado que los acuerdos comerciales internacionales trascienden las elecciones”.

MÉXICO NO CEDERÁ

En entrevista con Imagen reconoció que la posibilidad de que el presidente Donald Trump abandone el TLCAN nunca se ha ido, pero destacó que ésta no hará que México apure la negociación o reduzca sus ambiciones.

A lo largo de este proceso de negociación que inició en agosto del año pasado ha quedado muy claro que tomar una decisión de ese tipo por parte de la Casa Blanca sería sumamente costoso… Y ésta no quiere decir que nosotros vamos a apurar los términos de la negociación o vamos a reducir nuestras ambiciones o nuestros objetivos”.

Aclaró que que México se ha preparado para este escenario. “Por instrucciones del presidente Peña Nieto y con el liderazgo del secretario Guajardo hemos modernizado el acuerdo con Europa, mismo que genera más de 60 mil millones de dólares en comercio, y se aprobó el TPP11,  que abre una puerta a Asia-Pacífico”.

“Estados Unidos debe flexibilizar peticiones”

Para destrabar el proceso de modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Estados Unidos debe flexibilizar sus posiciones en materia de reglas de origen, cláusula de terminación quinquenal, temporalidad agrícola y mecanismos para la solución de controversias comerciales indicó Moisés Kalach, director del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales.

No importa cuánto tiempo pase, mientras Estados Unidos no flexibilice sus peticiones en estos temas, México no aceptará el acuerdo”.

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que el presidente Donald Trump está comprometido en conseguir un mejor pacto para su país.

Aún queremos ver que ocurra algo y continuamos con esas conversaciones, éstas siguen en curso, y tenemos esperanzas en poder lograr algo pronto”, señaló unas horas antes de que se venciera el plazo estipulado por Paul Ryan, líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, para que se notificara a los legisladores estadunidenses de un acuerdo en principio a fin de que éste se aprobara antes de las elecciones legislativas de noviembre.

México se opone a la propuesta estadunidense de eliminar los mecanismos para la solución de controversias establecidos en el capítulo 19 y la cláusula de terminación del tratado cada cinco años.

En cuanto a la estacionalidad de productos agropecuarios dijo que México considera inaceptable esta propuesta.

Respecto a la regla de origen del sector automotriz, México rechaza que se eleve de 62.5 a 75% el contenido regional y que se incorpore un componente laboral. El país ha puesto sobre la mesa elevarla a 70 por ciento.

En entrevista con Imagen señaló que el costo de las propuestas estadunidenses son tan altas que son “simplemente inaceptables”.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest