Piden flexibilidad para autopartes en negociación

México, Estados Unidos y Canadá deberían considerar reglas de origen más flexibles, híbridas y específicas para el sector de autopartes en el TLCAN, sobre todo en áreas en las que haya escaso abasto o resulte muy costoso producirlas en la región, planteó Arturo Rangel.

México, Estados Unidos y Canadá deberían considerar reglas de origen más flexibles, híbridas y específicas para el sector de autopartes en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte 2.0 (TLCAN), sobre todo en áreas en las que haya escaso abasto o resulte muy costoso producirlas en la región, planteó Arturo Rangel, presidente de la Comisión automotriz de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

El especialista en el sector recomendó a los negociadores mexicanos buscar que los productos calificados como originarios para TLCAN (integrados por los tres países), del rubro automotriz, sean considerados como americanos en Estados Unidos para la implementación del programa buy american (compra lo americano). “!Eso, se debe perseguir!”.

En entrevista con El Economista, el integrante de la industria de la transformación estableció que rumbo al inicio de la renegociación del TLCAN, México no tiene que ceder: “nuestra posición es mantenerse en las condiciones el acuerdo, en reglas de origen, pero ir ampliando en áreas específicas que permita la acumulación de origen y se consuman como americano.

Las reglas de origen del sector automotriz vigente en el TLCAN son estrictas, respecto a los acuerdos comerciales de nueva generación, dijo.

Hemos visto, mencionó, cómo la tendencia es hacerlas flexibles. En el caso de las autopartes, el planteamiento en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) era de 30% a 40%, pero Estados Unidos negoció 30%, lo que contrasta con el TLCAN, porque se exige 62.5% de contenido regional y 50% en autopartes, lo cual es un abanico muy grande.

La estrategia debería ser flexibilizar y traer bienes de terceros países, “sólo en casos específicos, en donde nuestros insumos sean muy caros o no los produzcamos, como lo son los circuitos integrados, las pantallas touch y otros electrónicos. Esos productos pudieran ser los que entren a una regla especial, ya sea a una regla de escaso abasto o acumulación de origen ampliada para adquirir productos fuera de la región”, explicó.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest