LOS INDUSTRIALES MEXICANOS RECLAMAN NO CONOCER AÚN EL TEXTO DEL TPP 11

Según la Canacintra eso los deja en la indefensión; el subsecretario de Comercio Exterior aseguró que se compartirán las modificaciones.

(Expansión) –

Mientras México y los otros 10 países socios del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP) acordaron las últimas adecuaciones para su firma en marzo, los industriales mexicanos no conocen aún los detalles del mismo y dicen no estar seguros de su conveniencia para México sin la participación en él de Estados Unidos.

“Era para que ya tuviéramos definidas las disciplinas, para que tuviéramos acceso a un texto definitivo, que es el que van a proceder a firmar, y no lo tenemos. Eso nos deja, por decirlo de alguna manera, en la indefensión”, dijo en entrevista Arturo Rangel-Bojorges, vicepresidente nacional de Comercio Exterior y Relaciones Internacionales de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA).

En un primer momento el gobierno mexicano decidió sumarse al TPP ante el riesgo de perder a su principal cliente, Estados Unidos. “Con ese temor fue que nos subimos a un tren ya en marcha, había capítulos que ya estaban cerrados y no podíamos hacer nada más. Ahora que no está Estados Unidos, nos cuestionamos mucho los beneficios”, explicó el representante de la mayor agrupación industrial del país.

En enero de 2017, Donald Trump decidió salirse del TPP, ahora llamado Acuerdo Amplío y Progresista de Asociación Transpacífica (CPTPP).

Si bien los jefes negociadores acordaron suspender algunas disciplinas que fueron propuestas inicialmente por Estados Unidos, Rangel-Bojorges advierte que hicieron concesiones importantes a otros países con los que existe una relación comercial compleja, como Vietnam.

“Dudamos de sus prácticas, pues pasó de no producir prácticamente ningún zapato a producir millones y millones de pares afectando negativamente la industria mexicana”, advirtió.

A los industriales les preocupa que la versión final del TPP mantenga el capítulo de bienes remanufacturados, que también fue una petición de Estados Unidos.

El temor radica en que países como Vietnam y Malasia adquieran productos de China o de India, los remanufacturen y aprovechen los beneficios del TPP de cero aranceles. “Si bien hemos reforzado nuestra regulación para evitar que haya una competencia desleal, nos faltan muchas normas tanto de seguridad como de información”, dijo.

La Canacintra también considera sensible la apertura del mercado de lácteos con Nueva Zelanda y Australia, líderes en ese sector. “Nosotros queríamos mantener el nivel de exportaciones hacia Estados Unidos y por eso les dimos acceso, pero por nosotros no hubiésemos querido hacerlo”, dijo.

Sin embargo, Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior y negociador del TPP, aseguró que se cuidaron todas las sensibilidades que tenía México respecto al tratado como la del sector textil, en el caso de Vietnam.

“No hicimos más flexible la regla de origen, no hicimos una desgravación o una eliminación de aranceles más rápida”, aseguró en entrevista.

Señaló que se mantuvo el mecanismo de monitoreo para las importaciones, para el sector agropecuario, específicamente el sector lácteo.

En vista de la firma prevista para el 8 de marzo, la secretaría de Economía ha iniciado el proceso de 'socialización' de los detalles del TPP 11, incluidas las 22 disciplinas de Estados Unidos que quedaron suspendidas, señaló Baker.

Las vamos a hacer públicas en los próximos días. Son disposiciones que tienen que ver con áreas de propiedad intelectual e inversión. Son disposiciones que tienen que ver con compromisos que se habían adoptado en materia laboral, ambiental”.

El líder industrial dijo que cuando se negoció el TPP original, la Canacintra acordó con la Secretaría de Economía que habría una agenda de implementación y una de competitividad para la industria.

“Hubo una promesa de que esa agenda iba a venir e iba a estar adecuadamente operando una vez que entrara en vigor el tratado, pero no hubo un movimiento lo suficientemente fuerte al principio para llevarla a cabo”, recordó.

Ahora más allá de una agenda de implementación es necesario un plazo para su firma y entrada en vigor al no existir condiciones para ello.

“Tenemos muchos frentes abiertos,. es complicado que nos pongamos ahora a analizar todo el TPP y cómo va a operar, no tenemos los elementos suficientes”, advirtió. 

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest