La negociación transcurre con cautela y hermetismo

Pláticas avanzan en 25 mesas de trabajo que van desde acceso a mercados, pasando por reglas de origen, comercio digital, pymes y anticorrupción.

La segunda ronda de negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) avanzó el fin de semana en medio de cautela y hermetismo por parte de las delegaciones negociadoras.

Fue el viernes en punto de las 9 de la mañana cuando se dieron cita en el hotel Hyatt de Polanco -que se encuentra fuertemente resguardado por elementos de seguridad- los representantes de México, Canadá y Estados Unidos, quienes concluirán la labor de esta segunda fase el próximo martes 5 de septiembre.

De acuerdo con el Consejo Coordinador Empresarial, quien forma parte del Cuarto de Junto, en esta ronda de pláticas se analizan asuntos relacionados con acceso a mercado de bienes, inversión, reglas de origen, facilitación comercial, medio ambiente, comercio digital, pequeñas y medianas empresas, transparencia y anticorrupción, agropecuario, textiles, empresas del Estado, entrada temporal y competencia económica, entre otros.

Sobre la marcha de la actividad negociadora, Francisco de Rosenzweig, exsecretario de Comercio Exterior y miembro del equipo asesor de la delegación mexicana, comentó que “hasta donde tenemos informado no ha habido algún planteamiento disruptivo. Las mesas de negociación están avanzando bien, sin embargo, habrá que esperar a la reunión de los ministros que tendrá lugar lunes y martes, que son los responsables de comercio en esta negociación, ellos tendrán la voz cantante”.

Representantes de los tres países están repartidos en 25 mesas de trabajo que discuten temas como acceso al mercado de bienes, inversión y facilitación comercial. Los equipos negociadores no han hecho declaraciones formales a la prensa durante las negociaciones.

Se espera que el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, se reúna con el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, y con Chrystia Freeland, ministra del exterior Canadiense, para el martes dar un mensaje a los medios de comunicación. (Redacción)

Coinciden en reglas de origen de hilo en adelante

Las industrias del vestido de México, Estados Unidos y Canadá coincidieron en impulsar la regla de origen llamada de hilo en adelante, para reducir los insumos de otras partes del mundo, informó Samuel Gershevich, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).

De acuerdo con la regla de origen de hilo en adelante, para que un producto textil o del vestido pueda recibir el arancel preferencial del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tiene que utilizar hilos y telas de este subcontinente. Con esta regla, se promueven las cadenas de suministro regionales.

“Las tres industrias están de acuerdo en la regla de origen de hilo en adelante”, comentó Gershevich, quien forma parte del llamado Cuarto de Junto de las negociaciones para actualizar el TLCAN, un mecanismo creado para el diálogo directo entre la Secretaría de Economía y los sectores productivos nacionales.

Los tres países aplican actualmente la regla de origen de hilo en adelante, que opera desde que el TLCAN entró en operación en 1994.

Durante las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), a diferencia de las empresas productoras, las organizaciones comerciales que representan a las compañías de ropa y minoristas de Estados Unidos apoyaron en general la eliminación inmediata de los aranceles textiles y de prendas de vestir, oponiéndose a la regla de origen de hilo en adelante, la cual consideraron como demasiado restrictiva.

En la práctica, por ejemplo, la regla establece que, si una prenda de vestir se fabricó en México con hilo originario de China, no se puede exportar a Estados Unidos con arancel cero.

“Tenemos con esta regla desde hace 23 años, entonces de alguna forma no podemos cambiarla porque si nos quitan lo de hilo en adelante, nos podría afectar, podrían jugar a importar otras cosas y eso provoca que pueda haber trampas”, dijo Gershevich.

Mientras Estados Unidos continúa produciendo ciertos hilados y telas, algunos de los cuales se usan en la producción de prendas de vestir en el extranjero, casi todas las prendas vendidas en el mercado estadounidense son importadas y la mayoría de las empresas de ropa con sede en Estados Unidos depende de cadenas de suministro globales extensas.

Como resultado de esta dinámica, la industria textil estadounidense apoyó en general las reducciones paulatinas de las tarifas de textiles y prendas de vestir en la negociación del TPP, pero sólo si los productos importados se ensamblan utilizando hilados producidos en uno o varios integrantes de este bloque de 12 países, cuyo tratado no entró en vigor por la salida de Estados Unidos.

En México, según la Secretaría de Economía, la industria del vestido es intensiva en mano de obra y tiene experiencia productiva y exportadora centrada principalmente en productos básicos, debido a que pocas empresas han incursionado en diseño y moda.

La industria del vestido tiene fuerte presencia de pequeñas y medianas empresas y un gran impacto en el empleo manufacturero. Las recientes medidas para combatir la subvaluación le han permitido mayor dinámica productiva.

“El candado de la regla de origen de hilo en adelante está fuerte y ése es el que nos tienen que cuidar”, concluyó Gershevich.

Demanda del mayor sindicato del país
En Canadá quieren regla de origen automotriz de 70%

Unifor, el mayor sindicato canadiense, pidió que las reglas de origen para automóviles se eleven de 62.5 a 70% como parte de la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Entrevistado en la Ciudad de México, donde se lleva a cabo la segunda ronda de negociaciones del TLCAN, Jerri Dias, presidente de la Unifor, dijo que el secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, ha sugerido incluso un nivel “más agresivo” en cuanto a esa misma regla de origen.

“En justicia a Wilbur, él era más agresivo que yo”, declaró Dias a reporteros, refiriéndose al nivel de contenido deseado por Ross.

El TLCAN eliminó todos los aranceles de Estados Unidos sobre las importaciones de automóviles de México y los aranceles mexicanos sobre los productos estadounidenses y canadienses, siempre y cuando cumplieran con las normas de origen de 62.5% para automóviles, camiones ligeros, motores y transmisiones.

En el caso de todos los demás vehículos y partes de automóviles, el porcentaje es de 60 por ciento.

Dias dijo que una regla de origen más estricta en el sector automotriz ayudaría a trasladar la producción de algunos componentes electrónicos y otras partes desde Asia y Europa hacia América del Norte.

Además de elevar el contenido regional, Dias destacó que se necesitan estándares laborales más fuertes en México para aumentar los salarios, que están muy por debajo de Estados Unidos y Canadá.

Por su parte, Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), considera que el tema de elevar los salarios a través de regulaciones no debe ser contemplado en la actualización del TLCAN y que este asunto debe ser tratado internamente por cada nación.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest