El Salvador es el segundo proveedor de calcetines para Estados Unidos

Los calcetines, los blúmeres, calzoncillos bóxer, brasieres, camisetas, camisas, suéteres, pullovers y chumpas, entre otros elaborados a base de algodón, sintéticos u otro material, son algunos de los productos de la industria textil y confección que más vende El Salvador al mundo. De estos artículos de vestir, las camisetas de algodón de punto son las que ocupan el primer lugar en las exportaciones salvadoreñas, según un informe brindado por el Banco Central de Reserva (BCR) que recopila las exportaciones desde 2006 hasta 2016.

El reporte señala que el 2008 fue el mejor año para El Salvador respecto a la venta de camisetas de algodón a otros países, pues esta alcanzó los 824 millones 519 mil 943 dólares, mientras que el 2009 fue el peor. Debido a la la recesión económica, la exportación bajó a 575 millones 044 cuarenta y cuatro mil 380 dólares. En general, tras la crisis del 2009, el sector ha tenido “un crecimiento sostenido, pero moderado”, explicó la directora de la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador (Camtex), Patricia Figueroa.

De esa manera, las proyecciones del año pasado no fueron tan satisfactorias para la industria, ya que exportó 2,521 millones de dólares versus 2,552 millones de dólares en 2015, indicó la representante de Camtex. “Hubo una pequeña baja del año (2016), no es mucho, pero realmente para el potencial que tiene el sector, de crecimiento, deberíamos de crecer más”, sostuvo.

De acuerdo con el analista Rigoberto Monge, del total de exportaciones del año pasado, “el 48% correspondió al sector textil y confección”. Figueroa manifestó que el país se encuentra entre los 10 proveedores de bienes de textil y confección más importantes en Estados Unidos y ocupa el noveno lugar. El Salvador ha logrado incursionar es el segundo proveedor para Estados Unidos de calcetines y productos similares como medias para mujer, calzas y punteras, entre otros.

Además, en el país se fabrican chumpas y uniformes para equipos de básquetbol y fútbol de reconocidas universidades estadounidenses. “Chicago Bulls, Knicks, todos esos (uniformes y chumpas) están las compañías haciéndolos aquí. Lo que pasa es que las marcas son tan grandes que necesitan abastecer tantos volúmenes que muchas veces ponen una orden de producción en El Salvador, otra en Honduras, otra en Nicaragua, pero la ventaja es que con nuestra tela se hace”, detalló el coordinador técnico y comercial de Camtex, Mauricio Rodríguez.

Agregó que una de las ventajas que obtiene el sector es que atiende el vestuario adecuado para todas las temporadas (primavera, otoño, invierno y verano). Pero no todo es positivo en las exportaciones, según Camtex, pues la falta de estabilidad para las empresas, las fallas en las aduanas, la burocracia y la tramitología, entre otros, son factores que les generan pérdidas millonarias. “El cambio de reglas del juego, nada le molesta más a una persona que quiera planear su inversión que no saber qué esperar”, señaló Figueroa. “Tengo que comprobarle al cliente un error que no es mío, tengo que cumplirle a un cliente porque ha firmado un contrato, tengo gente trabajando ahí. Hace poco algunas empresas se quedaron sin materia prima por decisiones arbitrarias (a raíz de tramitología de las aduanas), se quejó Rodríguez.

Respecto a las importaciones el sector compra materia prima, así como prendas y artículos ya elaborados, los cuales se venden en los almacenes. “Pueden ser bóxers, brasieres, que vienen de plantas de Honduras y aquí se terminan de cerrar, o terminar el proceso… Importamos materia prima para trabajarla aquí también. El año pasado importamos 695 millones en materia prima”, expuso Rodríguez.

Los principales compradores de El Salvador son Estados Unidos y Centroamérica, añadió. A diferencia de otros sectores, la industria textil vende más de lo que compra, aseguró la gremial.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest