Desaprovecha la IP deducción por rotación

En lo que va del año, la rotación de personal le ha costado a las empresas en México mil 200 millones de pesos, pero lo que no saben es que este concepto se puede deducir, de acuerdo con un estudio realizado por Sí Sistemas Integrados de Mercado.

Plácido Garza, director de la consultora que da servicios al sector privado y al Inegi, sostuvo que al Servicio de Administración Tributaria (SAT) no le ha interesado informar a las empresas sobre la posibilidad de deducir la rotación.

"El cálculo más conservador del estudio indica que si el 5 por ciento de las empresas mexicanas dedujera el costo de la rotación, el SAT tendría que renunciar a casi 10 mil millones de pesos de impuestos anualmente.

"Esto es, por cada 5 por ciento de empresas que deduzcan este concepto, la captación de impuestos disminuirá en esa proporción y con ello las empresas dispondrán de tales recursos para inyectarlos directamente a la economía mexicana, generar empleos y bienestar que se traduzca en mejor calidad de vida".

Garza aseveró que el costo de la rotación de personal es tan operativo como los gastos en combustible, servicios y otros rubros que pueden ser deducidos de sus impuestos, precisamente porque entran en la categoría de costos relacionados con la operación de un negocio.

Explicó que algunos conceptos que se pueden deducir y que van implícitos en todo lo relacionado a la rotación son exámenes médicos, reclutamiento, gastos administrativos, uniformes y materiales de trabajo, entre otros.

La fórmula que permite esa deducibilidad fiscal dice que el índice de rotación de una empresa debe definirse hasta que la persona que sale es reemplazada. Actualmente, cada persona que sale de una empresa es considerada como rotación, aunque no sea reemplazada.

"Lo sorprendente es que menos del 1 por ciento de las empresas mexicanas deduce fiscalmente sus costos de rotación".

Añadió que ese concepto de deducibilidad el SAT la permite, pero no da señales claras a las empresas para que lo hagan en sus declaraciones fiscales.

Es lo que se conoce como "costos sumergidos", es decir, que las empresas entienden que la rotación les cuesta, pero no la saben identificar y cuantificar, puntualizó.

"Sí la miden, pero de nada sirve saber que un negocio tiene tal por ciento de rotación, si no la cuantifican.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest