TLCAN: percepción es realidad

“Y recién desempacado de Montreal, el equipo de negociadores prácticamente sin dormir, uno de ellos Juan Carlos Baker se fue a acompañar  a su jefe, el secretario de Economía, Ildefonso
Guajardo, a la plenaria de los senadores del PRI-PVEM-Panal.

Evidentemente, esto confirma que es el hombre fuerte de Guajardo en negociaciones comerciales, pero también se comenta que es innegable su talante político, ya que en el Congreso y en lo particular, le conocen bien.

Recordemos que durante el periodo pasado de sesiones, él mismo fue a las audiencias del Senado para temas de la Alianza del Pacífico, Emiratos Árabes, Brasil, Europa y desde luego, el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica.

El otro hombre fuerte de Ildefonso, sin duda es el negociador gentleman, como le conocen a Kenneth Smith Ramos, pues a pesar de la enorme fricción que hay entre los equipos de negociación de Canadá y Estados Unidos, más evidente conforme avanza la negociación trilateral, se ha convertido en el personaje clave para transitar acuerdos, párrafos, combinaciones de párrafos, revisión de otros frentes de negociación.

Traemos esto a colación porque en la Secretaría de Economía, el trabajo de Baker y de Smith, se está realizando bajo una gran presión impuesta por el propio Ildefonso Guajardo Villarreal y todos los agentes externos, incluyendo el impresionante Cuarto de Junto, que encabezan el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, y el director del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, Moisés Kalach, que tienen su propio esquema de revisión constante, coordinación e involucramiento, en cada una de las  mesas y temas de negociación.

Guajardo es un siete por 25 horas, (no me equivoqué), porque no sé de dónde, pero al secretario le sale la hora extra, y es una de esas generaciones de servidores públicos, como los que arriba le cito, que no entiendo cómo le hacen para descansar.

Fíjese. Esa coordinación y revisión puntual de un mapa de apoyos, logró que los prominentes senadores Orrin Hatch y John Cornyn, se unieran, junto con otros senadores, a demandar que el Presidente estadunidense, definiera con claridad la intención de “continuar” con la modernización del TLCAN y con ello, que concluya la innecesaria incertidumbre que se ha impuesto en la negociación.

Hoy, el cabildeo organizado se ha logrado con una gran coordinación entre el equipo de negociación de
Guajardo y el equipo del Cuarto de Junto, donde por cierto, la calidad de asesores va desde Francisco de Rosenzweig hasta Jaime Serra, que tienen un ojo al gato y otro al garabato. Conclusión. La negociación sigue y seguirá; muy probablemente se termine en esta administración pero tendrá que ser ratificada en la siguiente, así que es muy entendible que en el tema del TLCAN ni AMLO ni Anaya se darán un tiro en el pie cuestionando lo que se está haciendo.

De Fondos a Fondo

#FUNO… A propósito del retraso de algunos proveedores de FUNO (Fibra Uno), el fibra encabezado por Gonzalo Robina, no se trató de un problema de liquidez, sino de administración y tránsito al nuevo sistema de facturación electrónica bajo el estándar 3.3. Nos indican que los más de 450 proveedores que enfrentaron el problema, recibieron su pago entre el jueves pasado y el lunes.

FUNO destina aproximadamente dos mil 400 millones de pesos para el pago a diversos proveedores de servicios de seguridad, limpieza, mantenimiento, etc., vitales para la operación de sus inmuebles y en su base de datos hay más de nueve mil proveedores registrados (no todos activos), a los cuales se les cubren sus facturas en promedio en un plazo de 60 días y se pagan mensualmente como 200 millones de pesos.

Le puedo confirmar que el fideicomiso se encuentra líquido y con finanzas sanas, los atrasos en pago a algunos proveedores se debieron a un tema operativo que obligó a solicitar a algunos refacturar en el mes de enero las que no fueron liquidadas en diciembre del año pasado.

Hoy FUNO está al corriente y líquida y, para confirmar lo anterior, le comento que cuenta con una línea de crédito de 14 mil millones de pesos para financiar proyectos estratégicos que no ha sido ejercida, lo cual refuerza la solidez financiera de la compañía y, mantiene el plan de inversión de este año por 37 mil millones de pesos en portafolios estratégicos aprovechando las condiciones del mercado que, con elecciones y TLCAN, siguen siendo muy buenas.

#PFF… la Procuraduría Fiscal de la Federación cumplió 70 años y su aniversario contrasta con el de otras instituciones, cuyo desempeño no ha sido tan eficiente. En el evento se recordaron momentos interesantes de la PFF, pues estuvieron Ismael Gómez Gordillo (de la época de Aspe), Gabriel Reyes Orona, que ha sido muy polémico; Juan José Paullada de la época de Gil, también estuvo Luis Mancera (hoy en la práctica privada), al igual que Luis Tamayo y, finalmente el ministro de la SCJN y extitular de la PFF, Javier Laynez.

Palacio Nacional albergó el festejo, que encabezó el secretario de Hacienda y el actual procurador Max Deiner, un experto en derecho financiero, presupuestal y hacendario, además de Sergio López Ayllón, del CIDE y el exsecretario de Hacienda, Ernesto Cordero.

Entre las charlas, lo mismo se recordó el veto presupuestal de 2014, hasta las recientes reformas fiscales, en las cuales por cierto, el índice de bateo en amparos constitucionales ganados entre 2012 y 2017 es de 87%. En el caso de temas relacionados con reglas del SAT, artículo 31 del Código Fiscal, contabilidad electrónica, topes a deducciones, temas de IVA, IEPS, todos se han ganado. Me uno a la felicitación.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest