“Solo EU se beneficiará de la renegociación del TLC”

Me encontraba en la fila para pagar, en el comedor de la oficina de Asuntos Globales de Canadá, en Ottawa, en el 111 de Sussex Drive, cuando una empleada de la dependencia que estaba adelante de mí me preguntó si estaba ahí para asistir a la renegociación del Tratado de Libre Comercio; asentí, al tiempo que la interrogué sobre lo que piensa del diálogo.

“Creo que Estados Unidos será el único ganador de la negociación”, me respondió sin titubear.

Ella terminó de pagar, se despidió y se perdió entre las decenas de puertas que tiene la dependencia, un edificio enorme con ventanales y pasillos largos, donde por cinco días desfilaron los funcionarios de tres países que integraban las 28 mesas de trabajo de la renegociación; así como la prensa, que buscaba información de lo que pasaba ahí dentro, pues todas las discusiones fueron de carácter confidencial.

Me quedé pensando en que no fue la única persona canadiense que me dijo algo similar, pues en el aeropuerto de Vancouver estuve sentado al lado de una pareja que iba de vacaciones a México; ella era mexicana y él de Canadá.

El canadiense, un joven de alrededor de 30 años, tez muy blanca, una persona absorta, con una seriedad como de militar, dijo al respecto que su gobierno y los periódicos dicen que esta renegociación es para mejorar el acuerdo y para que los involucrados tengan mayores beneficios, pero los canadienses piensan que en realidad el único aventajado será EU. “Trump es un idiota, está loco”, dijo en tono airado sobre las posturas que ha tomado contra Canadá.

Sinceramente no quise molestarlo más con ese tema —para no arruinar el inicio de sus vacaciones—, pero su comentario había sido más que ilustrativo sobre lo que se piensa del proceso de renegociación.

En el hotel donde me hospedé, en el 200 Coventry Rd, me encontré con Vanesa, una canadiense que trabaja ahí, de ascendencia española y mexicana.

Después de platicar sobre varios temas, llegamos al del TLC; le pregunté al respecto y dijo no saber mucho sobre eso, aunque “lo que puedo decir es que gracias al acuerdo hay productos mexicanos que se pueden adquirir en Canadá, y viceversa, pero no sé si en general ha sido bueno o malo para los países”.

Al caminar por Dalhousie St, en el centro de Ottawa, varios colegas preguntamos a una mujer sobre la dirección de la embajada de México —teníamos que estar ahí para realizar algunas entrevistas—, y después de indicarnos nos preguntó si éramos mexicanos; al asentir nos dijo:

“¡Oh, siento mucho lo que pasó, siento mucho de verdad lo del temblor en México!”, gesto al que respondimos con un agradecimiento. Y no fue la única, fue el tema común entre los anfitriones.

En los noticieros las imágenes del sismo se reproducían por breves espacios; los comentarios se enfocaban en el costo que tendrá la reconstrucción de las zonas afectadas.  

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest