Si fuera textil, elegiría mezclilla, porque te deja ser más libre

Una paloma tiene alas hechas con textiles. Con ellas vuela más libre.

Hablamos de una que, más bien es humana e hilvana prendas.

Paloma, cuyo apellido es Lira, diseña ropa. Tuvo su primer desfile el martes como marca propia, en el contexto del Mercedes-Benz Fashion Week Mexico City (versión otoño-invierno). Es decir, la semana de la moda de nuestro país.

Sus creaciones ya habían sido exhibidas en este encuentro, pero como parte del Colectivo Mexicano de Diseño, que también estuvo presente en esta pasarela en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM), donde entrenan los atletas de alto rendimiento.

Ese fue el contexto en el que la directora creativa presentó Dazzle, colección en honor al rock de los años 70 y 80. El nombre es de una canción de la banda inglesa Siouxie and The Banshees, cuya tonada se escuchó durante la presentación de sus creaciones sobre la duela del CDOM.

Terciopelo y otras texturas

Con sus diseños, Lira vuelve a mostrar su ADN. Es decir, la influencia que esa música ha tenido en ella. Sus prendas están hechas con terciopelo y otros materiales, como el plástico, y su paleta de colores, destellante, da cuenta de ello.

Muestra con su ropa, asegura, los cambios sociales y culturales a través de la música. Lo ha hecho desde 2012, cuando fundó su marca luego de ser asistente de diseño en Zac Posen y de completar prácticas con el sello Emmnuel Ungaro.

Sus creaciones, dice a La Jornada, van dirigidas a personas libres, porque justo, en los años en los que enmarca su ropa, empieza a haber una liberación en todos los sentidos. Soy muy musical y las bandas es un mundo que me encanta. Admiro a gente como Stevie Nicks o Patti Smith, quienes lograron ser quienes son siendo ellas.

Paloma es libre y se ve a sí misma en sus prendas. Antes era más tímida y no me dejaba ir en la vida, pero, de pronto, algo me inspiró y dejó de importame lo que dijera la gente.

Su colección, considera, refuerza su idea de hacer ropa que no siga las tendencias. Me gusta hacer piezas únicas, unas que las personas puedan usar toda la vida.

Da un ejemplo: Yo me pongo chamarras de mi papá, de cuando era joven, y me gusta ver gente que hace algo similar, que tiene su propia personalidad. Quiero hacer ese tipo de ropa.

Revela que si fuera un textil, a lo mejor sería mezclilla, por lo práctica y porque te deja ver relajada… ser más libre.

Conceptuales

También presentaron su reciente colección los conceptuales del sello Malafacha, habituales en la semana de la moda.

Víctor Hernal y Francisco Saldaña, creativos de esta marca, mostraron Tzucán, mito maya de la serpiente que cuida los cenotes y la puerta de entrada al inframundo.

Es una bonita y oscura leyenda, que al final se pudo apeciar en los modelos, en las texturas de sus telas, en los accesorios y en los colores. Tiene la dualidad de vida y muerte.

Cuentan a este diario: Colección tras colección nuestro proceso es orgánico. Cada una nos lleva a otra de forma natural. El tema llega por sí solo, porque creemos que el proceso creativo en la moda tiene que ser algo vivo. No puede ser algo cuadrado y, por ello, nosotros fluimos y oscilamos.

Esta vez, Malafacha ofreció una línea que puede ser comercial, es decir, puede estar en cualquier guardarropa y tiene un uso más cotidiano.

Estamos en la restructuración de la marca, una tendencia comercial que no pierda la esencia del sello malafachesco. Ropa de calle, más accesible. La firma es por ahora un adolescente que está encontrando una forma de adaptarse a la madurez.

La temporada pasada, cuando presentaron sus creaciones basadas en el personaje de Bob Esponja, se alió con ellos Luis Mateos.

La idea es hacerla crecer y convertirla en un negocio sustentable que represente a México en el mundo. Una tercera visión.

En los desfiles también presentaron sus diseños Dana Alessi, los egresados de la Universidad Jannette Klein y el Colectivo Mexicano de Diseño, así como Xico.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest