Reforma fiscal ‘pegaría’ a proveedores mexicanos de empresas en EU

La Reforma Fiscal de Estados Unidos podría afectar a los proveedores mexicanos de empresas americanas, por el impuesto que se estableció en ese país que busca prevenir la erosión de su base de contribuyentes y que las empresas que se instalaron en el extranjero regresen al país.

Se trata del Impuesto contra la Erosión de la Base Imponible y Antiabusos (BEAT, por sus siglas en inglés), que consiste en aplicar una tasa de 10 por ciento a los pagos que hagan empresas americanas por los servicios prestados por compañías ubicadas en el extranjero.

BEAT. Este impuesto consiste en aplicar una tasa de 10% a los pagos que hagan empresas americanas por los servicios prestados por compañías en el extranjero.

Impacto. De acuerdo con los especialistas, este gravamen complicará las operaciones de empresas en sectores como el automotriz y otras manufacturas.

Entre las afectadas podrían estar en mayor dimensión las multinacionales con proveedores fuera de Estados Unidos; sectores como el automotriz, que tiene una cadena de proveedores importante en México, así como la industria manufacturera.

Jorge García, Socio de Auditoría de EY, explicó que la reforma fiscal fijó nuevos requisitos a los pagos que hacen multinacionales americanas a sus partes relacionadas en el extranjero, en este caso en México, si esos pagos no cumplen ciertos requisitos pueden ser considerados para pagar un impuesto adicional.

“Lo que puede implicar en determinado momento es que México deje de ser proveedor de las empresas norteamericanas, esto para evitar que esas empresas o la casa matriz residente en Estados Unidos, evite tener no deducibles. Si lo vemos así, México podría dejar de ser proveedor de ciertos bienes y servicios”, expuso.

García aclaró que este es un escenario, ya que el aspecto fiscal es uno de los factores que influyen para decidir inversiones de los negocios. Además, en el caso de los proveedores, se debe voltear a ver toda la cadena de suministro de bienes y servicios.

“Las empresas tendrán que vigilar de cerca cómo les impactará esta nueva disposición y modelar el efecto en sus estados financieros, por lo que deberán enfocarse en hacer análisis sobre cuál es su verdadera tasa efectiva y valorar cómo juegan otros factores competitivos en el caso de multinacionales con proveedores en México”, apuntó.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest