El plan fiscal de EU tiene racionalidad; asegura Aristóteles Núñez

CIUDAD DE MÉXICO.- El plan fiscal de Estados Unidos tiene racionalidad económica, por lo que podría ser aprobado, afirmó Aristóteles Núñez, exjefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y colaborador de Grupo Imagen.

Advirtió que, de ser aprobado, el plan fiscal de EU generará un cambio global, un nuevo orden impositivo internacional, en el que todos los países se ajustarán al sistema estadunidense.

Un primer efecto con implicaciones para el país será la desaparición del tratado suscrito por México y Estados Unidos para evitar la doble tributación del Impuesto Sobre la Renta (ISR), explicó.

Así, “en caso de que ellos aprueban su plan sustituirán el ISR por un impuesto al consumo, fronterizo, y por tanto el tratado para evitar la doble tributación no aplica”.

“¿Qué significa ello?, que hay que comenzar a trabajar inmediatamente en cuál va a ser la solución para evitar el doble pago de las empresas por los acreditamientos ya no reconocidos por EU”.

En su participación en el programa “En firme”, con David Páramo, recordó que, con el sistema actual, las empresas tienen la posibilidad de pagar el impuesto en México o EU y acreditarlo en ambos para evitar la doble tributación.

“Este tratado para evitar la doble tributación es consonante con la entrada en vigor del TLCAN, en 1993, ¿esto qué significa?, que si ya no hay ISR, este tratado no tiene efectos, vamos a tener qué construir otro”.

Aristóteles Núñez explicó que el objetivo de la Reforma Fiscal que propone la administración Trump tiene el objetivo de atraer inversión a EU para convertirse en una potencia exportadora, hacerle la competencia a China.

Insistió en que México se tiene que preparar para adecuar su política fiscal a las nuevas condiciones.

“México, en el momento que conozca el nuevo Código Fiscal de EU, tiene que comenzar a trabajar sobre un nuevo orden fiscal, porque tenemos una reforma que entró en vigor en 2014, y probablemente nos obligue, el cambio en EU, a hacer ajustes que tendrían que estar aplicando a más tardar en 2018 o 2019, para poder hacerla compatible a la de nuestro principal socio comercial”.

Propuso analizar la posibilidad de pasar de un ISR corporativo hacia un impuesto al consumo, similar al que se está planteando EU, porque este gravamen es más sencillo, tiene menos lagunas, grava flujos domésticos y permite combatir la evasión fiscal.

Reconoció que México tiene menos espacio que EU para realizar ajustes fiscales, y coincidió con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, en la necesidad de mejorar el Impuesto Predial.

“Tenemos poco margen de poder extraer impuesto de la sociedad, lo que sí podemos es combatir la brecha de la evasión fiscal, que sí hay en México, ese es el margen que nos queda en México”.

Advirtió que pretender cobrar más impuestos en México, en la situación económica actual, sólo es posible en una fórmula en la que paguen más los que más tienen, y se otorguen subsidios a los más pobres.

Fuente: Excélsior

 

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest