La IP invierte 87% del total en el país, precisa el CCE

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, señaló que hace tiempo la inversión pública era de entre 60 y 70 por ciento, y hoy la privada es de 87 por ciento, por lo que es importante generar proyectos de infraestructura dentro de las asociaciones público privadas, que permitan la construcción de caminos, carreteras, puertos, conectividad, ampliación de aeropuertos y la infraestructura que se necesita en el sur y sureste del país, que es muy importante.

“La conectividad transversal del oeste y el este va caminando lentamente, por lo que es necesaria una mayor inversión en infraestructura física; en cuanto a la económica esperamos que con la reforma energética y las rondas energéticas pronto nos puedan traer inversiones que generen además de conectividad, productividad y empleos”.

El titular del CCE indicó que la disminución del gasto público en inversión es de 200 mil millones de pesos, pero falta observar los planes de inversión o de coinversión que puedan obtener Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad.

Con las nuevas reglas pueden hacerse proyectos con sociedades del país y del extranjero, y ante el recorte en inversión física que tanto se ha señalado, “si generamos proyectos financiables por la banca internacional y nacional comerciales podremos complementar con inversión privada lo que México requiere en infraestructura”, concluyó Castañón.

LLAMAN A OTRO AJUSTE

El paquete económico para 2017 quedó a deber, principalmente porque es necesario un recorte adicional al gasto público de por lo menos 50 mil millones de pesos, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En conferencia de prensa, Joaquín Gándara, presidente nacional del instituto, dijo que aunque se trata de un presupuesto adecuado para afrontar el complicado contexto internacional, lo deseable era proponer uno más austero.

Para el especialista, la mayor reducción debe darse en el gasto corriente de todos los niveles de gobierno, toda vez que “aún hay mucho de donde cortar”.

Destacó que el recorte de 239 mil millones de pesos anunciado en el paquete económico para el siguiente año va en la dirección correcta; sin embargo, se trata de un ajuste que no es profundo y menos de una acción que impulse un cambio estructural.

“La austeridad debe ser mayor, hay que atacar el gasto corriente”, enfatizó.

Al ser cuestionado sobre dónde se encuentran los espacios para recortar gasto corriente, Gándara señaló que hay que revisar un gran número de programas sociales que son repetitivos y no generan verdaderos beneficios para la población de menores ingresos.

Otro aspecto preocupante para el presidente del IMEF es que el paquete económico no cuenta con incentivos suficientes para la inversión productiva, lo que afectará el crecimiento de la nación.

El IMEF destacó que los siguientes años serán complicados, difícilmente superará 2.5 por ciento; lejos quedaron las promesas de 5 por ciento hechas al arranque del sexenio.

CLAVES

MENOS AL CORRIENTE

El Consejo Coordinador Empresarial fue más allá, y argumentó que se necesita un recorte adicional de 220 mil millones de pesos en programas no prioritarios.

La solicitud de los empresarios significará casi duplicar lo propuesto en el paquete, que establece un ajuste de 239 mil millones.

“Debe haber recorte al gasto corriente y no al de inversión, porque afecta el crecimiento”, puntualizó el IMEF.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest