Empresarios piden no avalar acuerdo transpacífico

ndustriales del sector textil-confección, cuero y calzado aseguraron que el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) va a causar graves daños a industrias mexicanas, por lo que si la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos (EU) evitará que el Congreso de ese país apruebe ese tratado para su entrada en vigor, por lo que no tiene sentido que México pretenda ratificarlo y buscar otros caminos para que tenga vigencia.

Si el principal argumento es que entramos para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que tenemos con Estados Unidos y Canadá, si no va a estar la economía estadounidense, entonces no hay sentido alguno de permanecer en él, manifestó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), Alfonso Juan Ayub.

Sin embargo, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, aseguró el pasado miércoles que independientemente de si EU entra o no al TPP, se puede analizar con el resto de los países miembros, sobre todo con los asiáticos, —como Brunei, Malasia, Vietnam, Singapur, Australia y Nueva Zelanda— cambiar la cláusula con la que se condiciona la entrada en vigor del Tratado sólo si se cuenta con la aprobación de los países que conformen 85% del PIB de las 12 economías que integran el acuerdo comercial.

El problema es que para México los tratados de libre comercio no le han significado ganancias porque en el TLCAN el ganador fue China, como principal proveedor de insumos al país; mientras que los mexicanos se convirtieron en exportadores de importaciones, consideró el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento (IDIC), José Luis de la Cruz, durante la audiencia pública que organizó el Senado para el análisis y discusión del TPP.

Si se quiere entrar a venderles a los países asiáticos que forman el TPP, se requiere una política industrial de apoyo a las cadenas productivas. Como lo hizo Estados Unidos que ha impuesto políticas de protección a su industria y esquemas para lograr una disminución de los costos de producción, agregó el especialista.

Juan Ayub aseveró: “Si Estados Unidos no entra no tiene que hacer México nada en el TPP, sobre todo porque los países asiáticos que son parte del tratado, especialmente Vietnam y Malasia, pues reciben subsidios e incurren en prácticas desleales que desplazarán a los productos mexicanos, todavía más de lo que lo hicieron”.

El problema es que el incremento de importaciones de telas y confecciones a México provenientes de países asiáticos como China, Indonesia, India y Vietnam provocaron una caída del empleo en la industria mexicana de 817 mil plazas a 441 mil de 2000 a 2015; además quitaron a los mexicanos espacio en el mercado estadounidense y redujeron las exportaciones de 11 mil millones de dólares a 6 mil 464 millones de dólares, aseguró el presidente de la Canaintex.

En la industria del calzado el impacto de Vietnam se resintió, a pesar de que aún no entra en vigor el TPP, por ejemplo de enero a septiembre de 2015 se importaron 16.4 millones de pares y para el mismo periodo de 2016 la cifra subió a 18 millones de pares, advirtió el presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (Ciceg), Javier Plascencia.

El problema es que en Vietnam, integrante del TPP, la industria del calzado recibe subsidios por parte del gobierno y tienen una participación de grandes empresas, lo que no ocurre en México.

El director general para Asia y Oceanía de la Secretaría de Economía, Roberto Zapata, las industrias anteriores puede perder más si no se hubiera participado en las negociaciones del tratado y agregó que los plazos de desgravación tomarán casi medio siglo, un tiempo que debe alcanzar para fortalecer a los sectores.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest