Crisis en la industria textil afecta a comunidades enteras

Las industrias textil y de la confección en México pertenecen a los sectores que más empleos han perdido en la pasada década. Asimismo, la rama se ha reducido y se desdibuja, por lo cual está arrasando comunidades enteras que se dedicaban a trabajar para grandes cadenas internacionales, y en las empresas que quedan hay condiciones precarias, abusos laborales y acoso contra las trabajadoras, según información del Colectivo Obreras Insumisas de Puebla.

Muchas empresas del sector despidieron empleados sin pagarles lo que les correspondía, lo cual fue permitido por sindicatos como el Industrial de Trabajadores y Empleados en General de la Confección de Ropa, Fabricación, Venta y Distribución, Maquilas y Conexos Manuel Rivera Anaya.

 

Gran parte de la mercancía se importa

Esperanza, trabajadora de la confección, indicó que laboró en varias fábricas de Puebla y debido al cierre de varias de ellas ahora hacemos maquila menor, como bolsas, mandiles, playeras, todo a destajo. Casi no hay empleo fijo en compañías, y gran parte de la ropa que se vende en México se importa. En ese estado, concretamente en el municipio de Tehuacán, se esfumó el auge de maquiladoras de ropa, sobre todo de mezclilleras.

En el mismo sentido, el Sindicato Nacional Francisco Villa de la Industria Textil, Confección Vestido, Transformación e Industria Maquiladora de la República Mexicana, que dirige Mario Alberto Sánchez Mondragón, señala que debido al crecimiento de la importación de ropa y textiles, la crisis económica y el contrabando, se han perdido miles de empleos en los recientes 15 años. Agrega que se han recuperado muy pocos gracias a que ha mejorado esta rama, pero será muy difícil que se regrese a los números de empresas, empleo y producción que hubo a mediados de la década pasada.

Por décadas, siete miembros de la familia de Esperanza se han dedicado a la confección de ropa en fábricas, maquilas o en su casa. Relata que la situación del sector está muy triste, por lo que no han logrado encontrar trabajo de planta y laboran a destajo, maquilando a terceros, pero apenas obtienen lo mínimo para sobrevivir. Me pagan a centavos la maquila de cada mandil; tengo que hacer entre 80 y 100 al día, y con las bolsas de lona es lo mismo, refiere.

La organización Obreras Insumisas expone que cuando estaba en su máximo apogeo la industria textil en Puebla, los trabajadores eran sobrexplotados, sometidos a malos tratos, bajos salarios, contratos de protección y hasta hostigamiento sexual. Ahora no hay trabajo y las condiciones han empeorado, por lo que este colectivo impulsará la creación de cooperativas en el sector, según información difundida por el Business and Human Rights Resource Centre.

El referido sindicato nacional Francisco Villa, que forma parte de la Confederación de Trabajadores de México, indicó que la industria textil y de la confección de nuestro país ha sido fuertemente atacada por las importaciones y contrabando de mercancías, a tal grado que cientos de empresas han cerrado en la reciente década. Por ello se han sentado a modernizar y flexibilizar los contratos colectivos para fomentar la productividad.

Según información de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, en Puebla han cerrado Maquiladora La Fe, Tarrant de México, Industrias Chem-Tex, MasterDenim, así como Fábricas El Carmen en Coahuila y Grupo Industrial Índigo en Tlaxcala. La lista es interminable.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest