Azúcar, del mal el menor

Vaya que resultaron cardíacas las negociaciones entre México y Estados Unidos tras la prórroga de 24 horas que concedió Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, para llegar a un acuerdo sobre el comercio de azúcar.

El cabildeo de los industriales azucareros de Estados Unidos, principalmente, Fanjul Corporation y American Sugar Refinery, ASR, se extendió, incluso, después de que el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross informaron oficialmente sobre los términos del acuerdo azucarero, que son muy benéficos para Estados Unidos, porque México tuvo que ceder en reducir del 53% al 30% el máximo de azúcar refinada que puede exportar y en bajar la polaridad o calidad del azúcar de 99.5 a 99.2, lo que en la práctica equivale a que sólo es apta para que se refine en Estados Unidos y no se pueda vender directamente al consumidor.

Como ya se está volviendo costumbre, los comunicados del gobierno mexicano y de Estados Unidos sobre el anuncio del acuerdo difieren en varios puntos. El principal es que el Departament of Commerce sí reconoce que los industriales estadunidenses están inconformes con el acuerdo, aunque Wilbur Ross, quien resaltó que se protegieron los intereses de los refinadores estadunidenses, abre la puerta a continuar negociando con ellos en el proceso de redacción final del Acuerdo y antes de su firma oficial.

La Secretaría de Economía ni siquiera menciona el tema de la polaridad, que era uno de los más importantes tanto para la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera, presidida por Juan Cortina Gallardo, como para las organizaciones cañeras porque una menor polaridad implica menores ingresos, ya que se pierde el valor agregado que implica la comercialización de azúcar refinada.

DERECHO DE ADQUISICIÓN PREFERENTE

Sin embargo, sí hay puntos positivos para los industriales mexicanos. El primero es que más vale un mal arreglo que un buen pleito, y el riesgo es que, de no haber llegado al acuerdo ayer, Estados Unidos habría impuesto a partir de hoy aranceles antidumping a las exportaciones mexicanas de azúcar, lo que en la práctica haría inviables las exportaciones.

Además, se conservó el right of first refusal, o derecho de adquisición preferente que nos otorga el TLCAN, lo que implica que Estados Unidos sólo abrirá cupos de importación de azúcar a terceros países si México no tuviera capacidad de exportación para cubrir las necesidades del mercado estadunidense. Además, en caso de una demanda adicional de azúcar, Estados Unidos permitiría incrementar el tope de 30% al azúcar refinada.

Otra buena es que es incrementa el precio del azúcar crudo de 22.5 a 23 centavos por libra, y de 26 a 28 centavos en la refinadas.

CAÑEROS EXIGEN ARANCELES A FRUCTOSA

Una queja tanto de industriales como de cañeros es que la Secretaría de Economía no puso, finalmente, el tema de la fructosa sobre la mesa. Al respecto, Carlos Blackaller Ayala, presidente de la Unión Nacional de Cañeros, aseguró que insistirán ante la Secretaría de Economía en la investigación de dumping a la importación de fructosa de Estados Unidos para que México pueda aplicar aranceles y compensar la pérdida de ingresos para productores e industriales mexicanos por la menor polaridad, y venta de azúcar refinada.

Afirmó que los cañeros recibirán entre 120 y 130 dólares menos por tonelada de azúcar por haber bajado la polaridad a 99.2.

CIERRAN FILAS EMPRESARIOS EN PRO DEL TLCAN

Después de las difíciles negociaciones en el caso del azúcar, es de prever que la renegociación del TLCAN no será miel sobre hojuelas. Sin embargo, no todos los empresarios de Estados Unidos son como los industriales azucareros. Ayer se realizó la 8ª sesión del US Mexico CEO Dialogue, organizada por la Cámara de Comercio de Estados Unidos y el Consejo Coordinador Empresarial, presidido por Juan Pablo Castañón.

Participaron 60 dirigentes empresariales de ambos países que cerraron filas en pro de una mayor integración comercial y de que la renegociación del TLCAN permita su modernización con base en lo ya construido.

SE DESACELERAN LAS VENTAS DE WALMART

Las ventas de WalMart en mayo reflejan una importante desaceleración frente a abril. En mayo las ventas a tiendas iguales crecieron 4.4% frente al 10.2% de abril que fue el mejor mes del año. En el acumulado del año, el crecimiento a tiendas iguales es de 5.4 por ciento.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest