Admiten senadores complejidad en renegociación del TLCAN

La presidente de la comisión de Relaciones  Exteriores en el Senado, Marcela Guerra, advirtió que la Cámara Alta no ratificará un TLC que estuviera sujeto a revisión cada cinco años como pretende  Estados Unidos.

 

 

Reconoció que las negociaciones en el TLC son difíciles pero consideró que se debe tener paciencia e inteligencia para llegar a un buen acuerdo.

Por su parte la senadora, Dolores Padierna, una de las integrantes del grupo de legisladores que acompañan estas negociaciones, advirtió que a unas horas de que termine esta cuarta ronda en Washington, “el ambiente se ha hecho más pesado” pues los negociadores de Trump buscan a toda costa reventar ese acuerdo comercial.

“Está por concluir la cuarta ronda de negociación  y el ambiente se ha hecho más pesado, los negociadores de la Casa Blanca empantanan el proceso con textos que no llevan e iniciativas que sus contrapartes no aceptarían bajo ninguna circunstancia en reglas de origen, solución de controversias, productos agrícolas, condiciones laborales, revisión del acuerdo y otros temas”, relató.

Advirtió que la intención de Estados Unidos es  reemplazar el TLC  por los acuerdos bilaterales donde lleva clara ventaja y en caso de concretarse ese escenario cuestionó el impacto que tendrá en nuestra economía, generación de empleos y crecimiento del país.

“¿Cuánta inversión extranjera directa se perdería? ¿Qué está haciendo el gobierno para afrontar la crisis? ¿Qué plantean de corto, mediano y largo plazo? ¿Cuál será el impacto inflacionario, el devaluatorio? ¿Cuál es el impacto en el costo, el servicio de la deuda externa? ¿Quién va a pagar esos costos’”, cuestionó.

A su vez, el  coordinador del PRD en el Senado, Luis Sánchez consideró que ante la postura del Presidente Trump de tener una revisión de éste cada cinco años o de lo contrario cancelar el TLC,  México debe diversificar y fortalecer su presencia comercial en otras regiones del mundo.

Al margen del resultado final que tengan las rondas de renegociación—dijo–, la integración Latinoamericana debe considerarse como un asunto estratégico de México y debe ir más allá del libre comercio.

Sánchez lamentó que, pese a que México ocupa el primer lugar en la firma de tratados comerciales, no se ha explotado realmente esa condición.

 Acusó que a 23 años de vigencia del TLCAN, México sólo aumentó la dependencia con Estados Unidos y no desarrolló una presencia comercial efectiva más allá de la apuesta por la región de Norteamerica: 78 por ciento de las exportaciones mexicanas se dirigen a ese país, acusó.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest