Search

Nuestro objetivo México, nuestra meta el mundo.

Espintex: Retos y Oportunidades

La empresa fabricante de hilo se encuentra en un momento decisivo, ya que renovará la maquinaria de su planta.

La historia de Espintex empezó en 1999, año en el que la empresa empezó a producir hilo. Pero sus inicios se dieron antes, cuando Manuel Espinosa Maurer, actual director de Espintex, era estudiante univer-sitario de ingeniería industrial. En aquel entonces, él realizó un proyecto para su carrera que resultó un buen complemento de las líneas de producción de Grupo Escala, compañía que pertenece a su tío, el señor Fernando Escalera, y que básicamente producía poliéster y algodón. El proyecto universitario de Manuel Espinosa fue apoyado por su abuelo y así nació Espintex.

Espintex estableció su sede en Puebla, México, por varias razones, una de ellas es que el parque industrial dentro del cual se encuentra, cuenta con un buen abastecimiento de agua; por otro lado, el costo del terreno donde se construyó la planta era más bajo que en la Ciudad de México, y Puebla es un estado de tradición textil. También porque Manuel Espinosa estudió parte de su carrera en la Universidad Iberoamericana de Puebla, así que le resultaba conveniente establecer la empresa en esa ciudad.

Hilo de Algodón Peinado

Espintex se dedica mayormente a la producción de hilo de algodón peinado de anillo, aunque también fabrica algunas mezclas basadas en fibras naturales como rayón y viscosa, entre otras; y realiza ciertas mezclas con algodón modal, producción que originalmente no tenían, sin embargo, decidieron in-corporarla para ofrecer a sus clientes más variedad y flexibilidad.

La producción de Espintex, depen-diendo del título de hilo, llega a las 400-500 toneladas al mes, cantidad que se vio disminuida con la pandemia. Sin embargo, Espintex ya recuperó los volúmenes de producción pre pandemia, incluso el Ing. Espinosa aseguró que la ruptura de las cadenas de suministro por el Covid-19, ha generado una demanda importante para países como México, aunque no se sabe cuánto tiempo durará esta oportunidad. Si bien no han bajado los problemas que enfrenta la industria a nivel nacional, la pandemia ha abierto oportunidades para el sector en México.

Los principales clientes de Espintex son empresas tejedoras. El Ing. Es-pinosa señala que en un inicio quienes más le compraban a Espintex eran teje-dores de punto que tenían máquinas circulares que hacían camisetas, ropa interior y polos, aunque después cuando la mezclilla empezó a posi-cionarse en un nivel más high-end y dejó de ser solo un producto de batal-la de bajo costo, empezaron a com-prarle hilo a Espintex los fabricantes de ropa de mezclilla, llegando a repre-sentar más del 50% de sus clientes. Ac-tualmente un 30% de sus clientes son fabricantes de prendas de mezclilla.

Algo que también ha cambiado en la trayectoria de Espintex es que hace algún tiempo, exportaban directa-mente una parte importante de su pro-ducción al mercado de Los Ángeles en California y a Colombia. Ahora Espintex realiza la exportación, pero de manera indirecta, ya que en la actualidad abastece de hilo a compañías mexi-canas fabricantes de paquete comple-to, es decir, después del hilo realizan todo el proceso hasta la prenda, y luego exportan la ropa a esos merca-dos y a otros más. Por otra parte, el mercado de Los Ángeles prácticamente desapareció en esa ciudad y la produc-ción se mudó a países de Centroaméri-ca y a México, lo que contribuyó a que Espintex dejara de exportar el hilo di-rectamente. En el caso de Colombia la exportación es cíclica, hay temporadas que se exporta mucho y en otras, baja considerablemente.

Maquinaria Textil y Retorno de Inversión

Las máquinas que tiene Espintex en su planta son principalmente de tec-nología alemana y suiza, de fabricantes reconocidos en el mercado como Trützschler, Rieter, Saurer, Spinnbau. “Estamos muy contentos de haber elegido maquinaria para Espintex de esos fabricantes, nos ha funcionado muy bien, hemos conseguido las refac-ciones, pero ahora viene la época de la renovación”, comenta el Ing. Espinosa. La empresa se encuentra en un mo-mento crucial, ya que está en el proce-so del cambio de maquinaria.

“El sistema convencional de hilar, el típico uso, no ha sido sustituido por ninguna otra tecnología, pero es mo-mento de dar un paso hacia adelante y cambiar nuestras máquinas debido al desgaste”, comparte el directivo de Espintex. “Buscamos maquinaria que ahorre energía, que eleve la eficiencia y aumente la producción”.

El equipo de la empresa se encuen-tra en la fase de evaluación de los proveedores de máquinas para la fabri-cación de hilo. Viajaron a Turquía a ver la maquinaria, ya que, en opinión de Espinosa, este país ha hecho un tra-bajo impresionante en la moderni-zación de su planta productiva, pero aún no han tomado la decisión de a qué proveedor y en qué país realizarán la adquisición de las máquinas.

Un reto importante en este proceso, es el tiempo que tardan las máquinas en ser entregadas. Anteriormente los fabricantes de maquinaria manejaban plazos de entrega de aproximada-mente 6 meses, hoy ese plazo se ha extendido hasta 26 meses, lo cual se debe primordialmente a la pandemia de Covid-19 que ha provocado la rup-tura de las cadenas de suministro, y la cadena de la maquinaría textil no ha sido la excepción; los tiempos para la entrega de tarjetas electróni-cas, chips y demás componentes de las máquinas, se han alargado.

“Los paros que han ocurrido en Asia y en países de Europa como Ale-mania, donde se encuentran varios de los grandes fabricantes de maquinaria textil, han hecho que se extiendan los plazos de entrega, además del aumen-to de la demanda”, señala Espinosa.

Cuando se invierte en la renovación de maquinaria, el retorno de la inver-sión no sucede rápido; de acuerdo con Espinosa Maurer, no será antes de los siete u ocho años cuando recuperen la inversión, pero algo que puede ayudar en estos casos es el financiamiento. Aunque señala que el problema es que en México no hay una buena banca de desarrollo, por lo que las compañías no tienen fácil acceso a los créditos y las tasas de interés son altas.

Hilo para el Segmento de Alto Nivel

El hilo de anillo de algodón peinado es para el segmento alto del mercado, para la confección de prendas de cal-idad de marcas de ropa deportiva como Nike, o marcas como Lacoste o Tommy Hilfiger. Es también ideal para la fabricación de ropa interior, donde el tacto es muy importante, así como para la confección de prendas de mezclilla high-end.

El algodón que utiliza Espintex para la fabricación del hilo es de proceden-cia tanto nacional como extranjera. “Actualmente un 60% del algodón que usamos en la empresa es nacional y 40% es de importación, lo cual es triste, porque podría ser en su totalidad algo-dón nacional, pero eso no es posible por toda la problemática de la semilla y de los transgénicos que no están aprobados”, señala Espinosa, quien añade que, por otra parte, en México no se produce el algodón BCI (Better Cotton Initiative), que sería excelente que se produjera en el país por la rele-vancia que tiene el tema sustentable en la actualidad. “Nosotros traemos el al-godón BCI de Estados Unidos, aunque es una iniciativa europea, y para im-portarlo contamos con las certifica-ciones que se requieren, como ISO9000 e ISO14000”, comenta el directivo.

Energía Limpia y Algodón Orgánico

La producción de hilaturas no im-pacta mucho al medio ambiente, ya que no hay teñido. Lo que se consume es energía eléctrica y el problema es que en México no hay proveedores de otros tipos energía, lo cual se da como consecuencia de que el gobierno no ha permitido la realización de proyec-tos de energía eólica o hidroeléctrica, al igual que otros proyectos de ener-gías limpias, a los cuales las empresas no pueden acceder.

En cuanto a las descargas, lo que pudiera llegar a ser contaminante en el proceso de fabricación del hilo, es la descarga de aguas negras, lo cual no sucede en Espintex, ya que la empresa cuenta con fosas sépticas.

Algo que hace Espintex por el medio ambiente es la utilización de algodón orgánico BCI y, por otro lado, el Ing. Es-pinosa comparte que Espintex se en-cuentra en el proceso de certificarse para este tipo de algodón. El problema es el abasto de la materia prima, pues en México ni siquiera está aprobada la semilla para la producción del algodón orgánico. “Lo ideal sería consumir al-godón mexicano”, comenta Espinosa, “pero desafortunadamente no hay res-puesta por parte de las autoridades, lo cual es una pena ya que eso pone en una situación de desventaja a las em-presas textiles del país”.

Tendencias en la Fabricación de Hilo

México se encuentra en un lugar competitivo en la producción de hilo a nivel mundial. Su principal competen-cia en volumen, calidad y precio siem-pre han sido países como Pakistán, India (que no siempre se ha mantenido como un competidor estable), Estados Unidos e Indonesia, entre otros.

Para mantenerse actualizados en el mercado del hilo, el Ing. Espinosa señala que el equipo de Espintex asiste a las principales ferias mundi-ales del sector, con el fin de conocer las nuevas tecnologías y estar al tanto de las tendencias; además mantienen una relación cercana con las cámaras de la industria textil de México.

“En la producción de hilo, al ser de los primeros eslabones de la cadena, la tendencia la dictan los fabricantes de telas y prendas”, dice Espinosa. Para él, la tendencia principal va hacia la sustentabilidad; y, por otra parte, las empresas quieren producir más cerca del mercado al cual se dirigen. Por ejemplo, México es un proveedor natural del mercado de EE.UU. por la cercanía geográfica. Sin embargo, aunque el mercado americano es muy importante, los fabricantes como Espintex, no deben perder de vista el mercado interno que es grande y valioso, pero está descuidado.

“Veo a un consumidor más sofisti-cado y preocupado por lo que compra; un consumidor que quiere saber si las prendas que adquiere contaminan, si en su proceso hubo explotación infan-til”, comenta el Ing. Espinosa. “Hacia ya van las nuevas generaciones y es ahí donde tenemos que ponernos las pilas. Hay que estar al pendiente de esas tendencias y atenderlas. Se está dando un cambio rápido y grande, lo cual me parece excelente”, agrega.

El principal reto al cual se enfrenta el empresario en estos momentos es completar la renovación de la maquinaria de Espintex y al mismo tiempo implementar con éxito el plan para hacer este cambio importante y seguir con la producción para atender las demandas de sus clientes. El otro reto es la inversión en el capital humano de su empresa, el cual es tan im-portante como la inversión en la maquinaria. La meta de Espintex es seguir vigente en el mercado y una vez que se complete la renovación de su maquinaria, la empresa tiene el plan de producir productos más especiali-zados y seguir avanzando en el tema de la sustentabilidad.

Para finalizar, el director de Espintex, comparte tres consejos que a él le han funcionado muy bien como em-presario del sector textil: “Hay que mantenerse actualizado y siempre vin-culado con lo que está pasando en la industria, tanto asistir a las ferias como consultar las diferentes fuentes del sector; reinvertir en instalaciones y tecnología para evitar la obsolescencia; y capacitar y reconocer al equipo humano de la compañía”.

Nota: Textiles Panamericanos agradece a la Cámara de la Industria Textil (CANAINTEX) en el marco de su 85 aniversario, por vincular a com-pañías como Espintex con medios de comunicación como el nuestro, para la difusión de las empresas textiles.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Bóxers

Pantalones de mezclilla para caballero (2a edición)