Érase una vez en las aduanas

¿Qué tan eficientes son nuestras aduanas? ¿Han tenido la oportunidad de estar en alguna de las 49 aduanas de carga que tiene México? ¿No? Les compartiré las siguientes cifras para que puedan dimensionar la cantidad de mercancía que diariamente se importa o se exporta por nuestras aduanas.  

El 80% del PIB nacional depende del comercio exterior, esto mediante 8 millones de operaciones al año, es decir, 21 mil 917 operaciones al día, 913 cada hora, 15 cada minuto. Por las aduanas se recauda el 74.2% del IVA nacional.  

Más del 70% de nuestras exportaciones son hacia Estados Unidos y más del 46% de nuestras importaciones provienen de allá. Cada minuto comerciamos con nuestro vecino del norte, mercancía con valor superior al millón de dólares. Imaginen que abren la llave del grifo pero que en lugar de agua circula dinero, cada segundo pasarían por esa llave 16 mil 666 dólares. Y esto es solo con los Estados Unidos.  

Alguna vez la autoridad aduanera calculaba cuántos trailers cruzaban diariamente por la aduana de Nuevo Laredo y sus cifras hablaban de una fila de más de mil kilómetros si los formáramos uno tras otro. Entre la Ciudad de México y Nuevo Laredo hay mil 100 kilómetros aproximadamente. De ese tamaño sería la fila de camiones llevando y trayendo mercancía.  

Logísticamente ¿cómo se consigue esto? Se los diré de la manera más sencilla: teniendo un sistema aduanero de clase mundial.

Hay cosas que dichas por nosotros los mexicanos suenan increíbles. Diría el dicho, halago en boca propia es vituperio, pero no soy yo, ni las autoridades mexicanas, son los hechos que sustentan el flujo de mercancías entrando y saliendo del país.  

La Organización Mundial de Aduanas ha reconocido en múltiples ocasiones a la aduana mexicana como líder de América Latina por la implementación del uso de tecnología, su análisis de riesgo, la ventanilla única de comercio exterior que funciona incluso mejor que la de Estados Unidos, la puesta en marcha del programa del Operador Económico Autorizado; su legislación moderna apegada en prácticamente todo al Convenio de Kioto Revisado (aunque falta su ratificación); el modelo del despacho conjunto México–Estados Unidos, los decomisos de medicamentos apócrifos, la lucha contra el contrabando, la piratería y la subvaluación, y más.

Por lo tanto, si México comercia alrededor de 800 mil millones de dólares al año, y es quizá la nación más abierta del mundo gracias a sus tratados comerciales, se debe en gran medida a la operación exacta de sus aduanas. Aduanas que facilitan este nivel de intercambio, aduanas modernas, transparentes, eficientes y seguras que simplifican sus servicios y que nos tienen hablando de tú a tú con las principales potencias del mundo.

Por supuesto que hay áreas de oportunidad y estas ya las hemos mencionado en múltiples foros tanto la administración pública liderada por el Administrador General de Aduanas, Horacio Duarte Olivares, como desde la iniciativa privada la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana, y en próximas entregas trataremos aquí los temas, pero esta vez, quise poner sobre la mesa las cartas con las que estamos jugando, digamos un pokar de reyes.  

Es de reconocer a todos los que conformamos de alguna u otra manera las aduanas del país. A los trabajadores del SAT, a los importadores, exportadores, agentes aduanales, transportistas, almacenadoras, etc. Todos nosotros conformamos las aduanas y su éxito depende de las mejores prácticas de todos.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest