“Sí es probable financiar ingreso básico universal”; discusión en el Congreso de la Unión

Una reforma fiscal, un fondo de contingencia social, líneas de créditos del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, reasignaciones presupuestales y replanteamiento de obras son las alternativas que los legisladores proponen para financiar el ingreso vital de emergencia o ingreso básico universal.

Consultados en entrevista por Excélsior, siete promoventes de diversas iniciativas confían en alcanzar pronto un acuerdo político que dé viabilidad a esta renta para los más afectados económicamente por la pandemia, un esquema que opera ya en varios países de la Unión Europea y América Latina.

El diputado Porfirio Muñoz Ledo (Morena) considera que es el momento de ir a una reforma fiscal, como ha sucedido con los gobiernos de la izquierda democrática contemporánea.

“Hemos hecho un mito de no hacer reforma fiscal. ¿Quién lo inventó? En los grandes programas de la izquierda, el del PRD, nunca lo prometimos. Al contrario, la izquierda democrática contemporánea en el mundo ha sido una disciplina intensa, aplicada, consensuada, inteligente del régimen fiscal . ¿Entenderíamos Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia, Alemania democrática, la Francia de Mitterrand y la España del PSOE si no fuera una con una renovación fiscal, por consenso?”, cuestiona el morenista.

Muñoz Ledo anuncia, además, que está preparando un debate con los 45 economistas más importantes de México para discutir la urgente reforma fiscal en serio.

FONDO DE CONTINGENCIA

Para la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Rojas Hernández (PAN), el Ejecutivo federal podría establecer y administrar un Fondo de Contingencia Social como respuesta a fenómenos económicos y presupuestales imprevistos.

“En el Presupuesto de Egresos de la Federación se determinará el monto y las reglas mínimas a las que quedará sujeta su aplicación y distribución, incluyendo las previsiones correspondientes para garantizar que los recursos del fondo sean utilizados en el ejercicio fiscal correspondiente. En caso de emergencia extraordinaria, se contempla que el Fondo pueda recibir presupuesto extraordinario para el financiamiento de este ingreso”, detalla la también impulsora de una iniciativa a la que se adhirieron 120 diputados.

La coordinadora de la bancada del PRD en San Lázaro, Verónica Juárez Piña, considera que el Congreso de la Unión y el Ejecutivo federal deben hacer una revisión del Presupuesto de 2020 para determinar de qué partidas se puede hacer una reasignación presupuestal, sin afectar la operación de dependencias o programas esenciales.

“Se puede obtener recursos posponiendo obras que no son prioritarias en este momento o utilizando recursos de proyectos que están detenidos o no se realizarán, como los 10 mil millones de pesos asignados al fraking”, ejemplifica la perredista.

CRÉDITOS INTERNACIONALES

Promovente del ingreso vital desde abril, junto con la presidenta de la Cámara y la coordinadora del PRD, la diputada Martha Tagle (Movimiento Ciudadano) señala que se requiere una revisión de las prioridades del presupuesto.

Pero también recuerda que si el gobierno ha estado aceptando deuda, ésta podría ser una opción para financiar este programa, porque “al ser recursos para el consumo, tendrían un impacto positivo en la reactivación económica, además de atender a quienes más lo necesitan”, argumenta la legisladora ciudadana.

En el mismo sentido, Lorena Villavicencio Ayala (Morena) sugiere la reasignación de fondos de otros programas sociales y el uso de alguna de las líneas de crédito abiertas a México por el Banco Mundial y el FMI, en el marco de la actual emergencia.

Clemente Castañeda, coordinador nacional de Movimiento Ciudadano, e impulsor en el Senado, con Patricia Mercado, de una propuesta que aglutinó a organizaciones sociales y actores políticos y académicos, sostiene que para financiar el ingreso vital “el gobierno federal puede replantear sus proyectos faraónicos, como la refinería de Dos Bocas y puede hacer uso de líneas de crédito disponibles”.

Para el legislador, “México vive el escenario paradójico de ser uno de los pocos países de América Latina que no ha implementado un apoyo al ingreso de las personas durante esta crisis y al mismo tiempo, ser uno de los países con mayor margen de maniobra de su deuda en estos momentos”.

Sí hay dinero para el proyecto

Primero en plantear, en marzo, la necesidad de un ingreso básico universal, el senador Damián Zepeda Vidales (PAN) estima que si el presupuesto federal asciende a más de seis millones de millones de pesos existe suficiente espacio para realizar asignaciones, incluso si los beneficiarios fuera todos los trabajadores formales e informales, para lo cual se requerirían recursos por 150 mil millones de pesos, distribuidos en tres meses.

Recuerda el panista que este año el gobierno federal adquirió cerca de 1 billón de pesos en nueva deuda, para Pemex y la Comisión Federal de Electricidad.

“También recordar que el Presidente ha dicho que tiene más de 500 mil millones para destinar a la crisis. Y si el gobierno está proponiendo una reforma a la ley de presupuesto para poder hacer reasignaciones, esto debería estar condicionado a un proceso claro y legal, y al apoyo directo del ingreso básico universal”, sugiere Zepeda Vidales.

Buscan construir consensos

Laura Rojas asevera que todas las fracciones parlamentarias deben abonar en el acuerdo para su aprobación en el Congreso de la Unión.

Dos de los principales impulsores del ingreso mínimo vital de emergencia confirmaron a Excélsior que en las próximas horas se buscará sacar adelante una sola propuesta sustentada en el análisis de todas las iniciativas que modifican los artículos Cuarto, 35 y 73 de la Constitución.

“Esperamos construir los consensos necesarios para incorporar este tema de gran relevancia a la agenda del periodo extraordinario del 22 de julio”, adelanta la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Rojas Hernández.

Pero se necesita, dice la legisladora, que todas las fracciones parlamentarias abonen a la construcción de los acuerdos requeridos. De concretarse esa ruta, explica que se turnaría a la Cámara de Senadores un documento consensuado para su aprobación posterior.

Porfirio Muñoz Ledo es más optimista. “Estamos aliados todos”, sostiene al revelar que con las diputadas Lorena Villavicencio, Gabriela Cuevas y la presidenta Laura Rojas están elaborando un documento que contiene las propuestas de todos los partidos.

El decano legislador de Morena confía: “Vamos a intentar la próxima semana un trabajo de comisión virtual, un diálogo que nos permitan enmendar la ley hasta tener un texto unificado”.

La “Línea”

Sin embargo, Muñoz Ledo señala que en la bancada de su partido, “por desgracia, siempre están esperando línea”. Pero considera posible que la opinión pública, los estudios técnicos y los coordinadores de Morena en el Congreso, el senador Ricardo Monreal y el diputado Mario Delgado puedan convencer al presidente López Obrador de la necesidad y urgencia de esta propuesta que, subraya, no va sustituir los programas focalizados del gobierno.

Cuestionado sobre qué argumento le daría al Presidente de la República para que respalde el ingreso básico, el diputado morenista responde: “¿No dijiste que primero los pobres, Andrés? Es que es primero los pobres, no primero tus pobres”.

La presidenta de la Cámara de Diputados considera que el proceso de discusión y aprobación del ingreso mínimo vital de emergencia “sería mucho más sencillo si el titular del Ejecutivo federal impulsara esta medida”.

Pero Laura Rojas también sostiene que el Congreso de la Unión es un Poder Constituido de la República y por ende autónomo, que si bien interactúa con los demás poderes de la Unión, no se halla supeditado a ninguno.

“El partido en el gobierno y sus aliados ostentan mayoría en ambas Cámaras del Congreso, además de contar con una mayoría en 19 Congresos de las entidades federativas, lo que les permitiría agilizar estas propuestas de reforma constitucional y legal”, señala la presidenta de San Lázaro.

LOS SENADORES EMPUJAN

En tanto, en el Senado, Clemente Castañeda y Damián Zepeda también se suman al sentido de urgencia que debe tener este tema en las próximas semanas.

“Las fuerzas políticas deben entender el momento histórico que vive el país e incorporar este tema en la agenda del periodo extraordinario”, argumenta el coordinador nacional de Movimiento Ciudadano.

Clemente Castañeda dice esperar que el presidente López Obrador se convenza de la necesidad y la urgencia del Ingreso Vital para que su partido en el Poder Legislativo la respalde.

“Desde marzo, la bancada del PAN propuso el tema en el Senado. A la fecha la mayoría de los grupos parlamentarios se han manifestado a favor. Nosotros exigimos pasar del dicho al hecho y aprobar ya, en un periodo extraordinario que se cite de inmediato para ello, el ingreso básico universal, bajo el nombre que deseen”, plantea Zepeda Vidales.

Para el panista igualmente resulta determinante que el Presidente de la República comprenda la importancia que programas similares tiene ahora en Estados Unidos, Canadá, Alemania, España y Brasil.

CONVOCAR A LA SOCIEDAD

La diputada Lorena Villavicencio explica que el Ejecutivo federal podría aprobar esta medida como parte de una redistribución de los programas sociales.

Detalla la morenista que otra ruta podría ser una reforma legal que asigne recursos a través de una reformulación emergente y extraordinaria de presupuesto.

“Es indispensable el apoyo del Presidente, pero debe estar precedido del apoyo decidido del Poder Legislativo, como representación de la soberanía nacional y de la pluralidad del país”, sugiere Villavicencio.

La diputada por Morena habla de convocar a toda la sociedad civil organizada, a fin de que el ingreso único vital pueda ser “el instrumento que concite al entendimiento político y social, y el refrendo de nuestra responsabilidad de actuar a favor de la sociedad y de quienes menos tienen”.

En la misma dirección, la coordinadora de la diputación del PRD, Veronica Juárez Piña, propone una mesa de diálogo en la que estén representados el Poder Ejecutivo y el Legislativo, además de organizaciones empresariales y civiles, a fin de que se revise de dónde se obtendrían los recursos, mecanismos, criterios, requisitos, plazo y beneficiarios del ingreso mínimo vital.

Para la diputada Martha Tagle (Movimiento Ciudadano) “es necesario que el Presidente sea leal a su mandato, y vayamos a apoyar a los más pobres en una situación de emergencia, ya que los programas sociales no cubren a una gran parte de la población”.

La ley de derechos de autor prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Excélsior sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest