Se estanca en México combate a corrupción

La capacidad de México para prevenir, investigar y sancionar los actos de corrupción se ha estancado, revela el Índice de Capacidad para Combatir la Corrupción (CCC) 2020.

El documento, que hoy será dado a conocer, otorga al País una calificación de 4.55 sobre 10 al evaluar el entramado institucional que se utiliza en el País en la lucha anticorrupción.

Entre las señales de retroceso observadas, están las adjudicaciones directas en las contrataciones públicas, el debilitamiento del Sistema Nacional Anticorrupción, el desmoronamiento de los órganos reguladores y la falta de independencia de agencias clave como la Unidad de Inteligencia Financiera.

El índice es elaborado por la Sociedad de las Américas/Consejo de las Américas (AS/COA) y Control Risks.

Daniel Linsker, director regional de Control Risks para México, Centroamérica y el Caribe advirtió que el tiempo de culpar a las administraciones pasadas se está agotando.

«Este es un año muy crítico para México en la lucha anticorrupción porque vemos tanto la oportunidad que se logren cambios positivos, por la popularidad y el discurso que ha manejado el Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero también vemos el riesgo de que esto termine del otro lado», señaló.

Francisco García, analista senior de Control Risks México, atribuyó parte del estancamiento a que la actual Administración no ha demostrado la voluntad de sancionar a los suyos cuando son denunciados.

«Una parte importante de la metodología del índice es que se hace un análisis muy particular de la reacción a las investigaciones y casos de corrupción contra la oposición y contra el partido o el grupo en el poder», explicó.

A diferencia de otros índices, que miden la percepción que la gente tiene sobre la corrupción, este estudio se centra en analizar la capacidad institucional para combatir el fenómeno bajo tres indicadores: «Capacidad legal», «Democracia e instituciones políticas» y «Sociedad civil, medios de comunicación y sector privado».

México sólo obtuvo calificación aprobatoria en el tercero, con 6.24 puntos.

Su calificación general fue de 4.55, con lo que se ubicó en el octavo lugar dentro del ranking de los 15 países de América Latina evaluados.

La calificación global obtenida es ligeramente menor a la que alcanzó el país el año pasado, que fue de 4.65.

La consideración del estudio es que México se ha estancado y mantiene una pobre capacidad para detectar, castigar y prevenir la corrupción.

Para Daniel Linsker, la Administración del Presidente López Obrador entrará en un año crítico en la lucha contra la corrupción en el que, de no corregir el rumbo, se puede ahondar la debilidad institucional para combatir el fenómeno.

El tiempo de culpar a las administraciones pasadas de los hechos de corrupción se está agotando, advirtió, y ahora se podrá saber si las instituciones tienen la independencia y la capacidad para perseguir y castigar actos de corrupción o sucede lo mismo que en el pasado, cuando los miembros del mismo grupo político no eran investigados.

«El Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegó al poder con la promesa de acabar con la corrupción, y el tema se ha mantenido como prioridad en la agenda de su Gobierno.

«Sin embargo, el Índice CCC 2020 muestra que, en la práctica, no ha cambiado mucho para México, de hecho, el país se ha estancado y mantiene una débil capacidad para detectar, castigar y prevenir la corrupción», indica la publicación.

Linsker insistió en que, ya en el ejercicio del Gobierno, las expectativas que generó el Presidente no se están satisfaciendo y se corre el riesgo de una regresión.

«Lo que estamos viviendo es que esas expectativas no se están cumpliendo y tal vez, para los próximos años, la desazón puede ser aún mayor, porque cuando tienes esa alta expectativa y no se cumple el golpe es más alto», advirtió el especialista.

En el ranking de este año, México se colocó en la octava posición, por debajo de Uruguay (7.78), Chile (6.57), Costa Rica (6.43), Brasil (5.52), Perú, (5.47), Argentina (5.32) y Colombia (5.18).

Y está por encima de Ecuador (4.19), Panamá (4.17), Guatemala (4.04), Paraguay (388), República Dominicana (3.26), Bolivia (2.71) y Venezuela (1.52).

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest