Qué son los textiles inteligentes y para qué se usan

La innovación y nuevas tecnologías se posicionan en el mundo textil creando ropa inteligente. Este mercado, que en 2020 generó 1.000 millones de dólares, está impulsado por el fitness y el sector de la salud: la combinación de tecnologías como IoT, 5G y edge computing ayudan a evitar incidentes y adelantarse a posibles necesidades médicas.

Como en todas las industrias, la tecnología también llegó al mundo textil. Pero no sólo en las maquinarias o procesos de fabricación, sino también en los propios productos. Los textiles inteligentes, que años atrás eran considerados futuristas y prácticamente irreales, en la actualidad se convirtieron en productos con un alto valor añadido, que satisfacen las necesidades del consumidor y que ayudan de diferentes maneras en el desarrollo de una vida más sustentable.

De hecho, la consultora especializada en el sector tecnológico y digital, Juniper Research tras analizar el mercado de los wearables estableció, en un informe, la tendencia positiva que el mercado de la ropa inteligente vivirá en los próximos años. Según dicho estudio, esta industria que en 2020 generó 1.000 millones de dólares, en 2025 alcanzará los 11.000 de dólares, un impulso que le vendrá dado por el sector del fitness.

Pero, qué son los textiles inteligentes.

Se trata de tejidos que tienen componentes electrónicos incorporados. Estos componentes pueden incluir dispositivos como conductores, circuitos integrados, diodos emisores de luz, baterías y hasta pequeñas computadoras. Tienen los dispositivos electrónicos entretejidos de manera imperceptible, lo que les permite ser flexibles.

Según sea su actividad, actualmente podemos encontrarnos con tres generaciones bien diferenciadas de textiles inteligentes:

• Textiles inteligentes pasivos: constituyen la primera generación de textiles inteligentes, los cuales solamente pueden sentir las condiciones medioambientales o estímulos exteriores.

• Textiles inteligentes activos: estos van un paso más allá, ya que tienen la capacidad de sentir, pero además reaccionan frente a una determinada situación. Son textiles con memoria de la forma, camaleónicos, termorreguladores, que pueden almacenar calor, absorber el vapor, etc.

• Textiles ultra inteligentes o muy activos: esta tercera generación de textiles no solo puede detectar y reaccionar, sino que además se adaptan a las condiciones y estímulos del medio.

Si bien pueden satisfacer distintas necesidades y cubrir diferentes aspectos, los servicios de salud, bienestar y deporte son algunos de los principales campos que ya están viendo los beneficios de la analítica biométrica en tiempo real que proporciona la combinación del IoT, el 5G y el edge computing ya que ayuda a evitar incidentes y adelantarse a posibles necesidades médicas.

En esta línea, el uso de tecnologías como el IoT, Big Data y 5G son fundamentales. Por un lado, es necesaria la conectividad de las prendas o los gadgets para emitir los datos. Por otro, una red móvil de gran capacidad, cuya baja latencia permita la transmisión instantánea de toda la información, y por último, una tecnología capaz de analizar esa gran cantidad de datos.

Al ser consultado por PyMES de A24.com el equipo de Sole Silva Textiles aseguró que “si bien, es un término e industria que todavía se encuentra en pleno desarrollo, y el cuál tiene un amplio margen de mejora por delante, está claro que la ropa inteligente es el futuro de la moda, como también de la salud”.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Bóxers

Pantalones de mezclilla para caballero (2a edición)