Prevén caos en pagos por nueva e-factura

Alfredo González

Monterrey, México (21 diciembre 2017).- Los problemas técnicos y de sistemas del Servicio de Administración Tributaria (SAT) que enfrenta 50 por ciento de los contribuyentes para migrar a la nueva versión 3.3 de factura electrónica amenazan con desatar un caos que pone en riesgo de colapsar desde el 1 de enero de 2018 al sistema de pagos en México, advirtieron expertos fiscalistas.

Gustavo Leal Cuevas, socio de la consultora Leal Benavides y Compañía y director ejecutivo de la proveedora de servicios fiscales Fiscalia.com, sostuvo que más que apatía los contribuyentes enfrentan problemas técnicos y de sistemas digitales para adoptar la nueva forma de facturación, que será la única válida en 2018.

"No es apatía, sino que hay fallas en la parte técnica, porque tenemos clientes que hacen las modificaciones, pero hasta ahora los sistemas digitales les impiden validar con sus proveedores todos los catálogos, códigos, gestiones y datos que implica la nueva facturación electrónica.

"Son problemas que se tienen con los sistemas de los Proveedores Autorizados en Certificación, que son los que timbran las facturas electrónicas, y si a eso se agrega que no se dan abasto para solucionar ese apoyo técnico en el tiempo que queda, lo que visualizamos es que no van a salir a tiempo para el 1 de enero".

Luis España Gordillo, vicepresidente del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León, advirtió que a poco más de una semana para que lo hagan, sólo la mitad de los contribuyentes ha migrado al nuevo esquema de facturación, mientras que el SAT descarta hasta ahora una prórroga adicional en su obligatoriedad.

"A diferencia de la versión 3.2, que sólo implicó emitir un documento electrónico, la nueva factura versión 3.3 implica datos y catálogos, e incluso gestiones en todo el proceso de negocio.

"Ahora no se trata sólo llenar un documento electrónico, sino de recopilar información incluso de nuestros propios clientes, por lo que se ha convertido en una especie de documento de control interno de un negocio", dijo.

Esa es la parte, agregó, en la que la gente se está encontrando muchos problemas.

Desde el 1 de julio entró en vigor la versión 3.3, que conviviría con la versión 3.2 hasta el 1 de diciembre, cuando esta última dejaría de tener validez.

Pero ante los problemas de los contribuyentes para su implementación, el 22 de noviembre el SAT decidió extender el plazo de implementación obligatoria de la versión 3.3 hasta el 1 de enero, aunque hasta ahora sólo la mitad de los contribuyentes logró su implementación.

Los especialistas coincidieron en que la autoridad se ha centrado en que ya hubo una prórroga, pero ante la falta de operación debería darse un esquema transitorio porque a partir de abril del 2018 la nueva factura deberá contar también con un complemento de pago.

En este complemento deberá detallarse en especificó los datos sobre los tiempos y formas en que se paga el producto o servicio a facturar.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest