Pese a los ajustes de Banxico, créditos casi no se abaratan

El Banco de México (Banxico) ha reducido gradualmente la tasa de interés objetivo desde agosto hasta 5.50% a principios de mayo, el nivel más bajo en cuatro años, y se espera que a finales de 2020 la tasa sea aún menor. Pero ¿qué implicaciones tienen estos recortes para el costo de tus créditos? En teoría, deberían abaratarse, pero no siempre es el caso en la realidad.

El banco central fija la tasa de interés que pagan los bancos por los recursos, también conocida como tasa de interés interbancaria a un día.

«Pareciera que esta disminución nada más favorece a los bancos, pero no es cierto; las personas comunes y corrientes se ven favorecidas en el sentido de que los créditos se vuelven más baratos», explica Abraham Vergara, director de la Maestría en Finanzas de la Universidad Akali, sobre lo que en teoría debería suceder.

Dichos beneficios de los recortes en la tasa de interés se reflejan en los créditos de tasa variable y los que están por ser contratados, mas no en aquellos de tasa fija, agregó.

Actualmente, la tasa de interés se encuentra en su punto más bajo desde noviembre de 2016. Tras varios incrementos, Banxico hizo ocho recortes consecutivos desde agosto de 2019.

El coronavirus profundizó los recortes de 25 puntos base a 50, de los cuales se han realizado tres a partir de marzo de este año. Carlos Rojo Macedo, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México (ABM), refirió a Economía Hoy que la disminución de las tasas trae beneficios a los créditos en general.

«Sin duda la baja de las tasas de interés debe permitir que la banca en su conjunto ofrezca menores tasas a todos los sectores de la economía y a todos los segmentos de la sociedad. Aproximadamente 72% de la cartera (de créditos) está dada a tasa variable», dijo Rojo.

La baja en las tasas de la banca ocurre en el plazo de un mes, explicó el presidente ejecutivo de la ABM. Y según la calificadora Fitch Ratings, Banxico recortará su tasa de interés de 5.5% a 4.7% hacia finales de este año.

Las tarjetas de crédito representaron 37.8% del crédito al crédito al consumo en el primer trimestre, los créditos de nómina 24.65%, los personales 19.59% y los de bienes duraderos (en su mayoría automotrices) 15.6%, de acuerdo con datos de la ABM.

Tarjetas de crédito

Una medición del Banco de México para los intereses de las tarjetas de crédito llamada tasa de interés promedio ponderada (TEPP) refleja la baja de los intereses de la banca conforme a la política monetaria.

En el plazo de seis meses, cuando las tasas de Banxico iniciaron la serie de recortes, la TEPP en tarjetas de crédito sin promociones pasó de 49.42% en el bimestre de julio y agosto, a 46.92% entre enero y febrero (último dato reportado).

«Hemos visto los recortes de 25 y 50 puntos. Pero, aunque es un dato importante desde el punto de vista macroeconómico, si no hay una disminución brusca de la tasa de interés que la pasara de donde está a 1%, en realidad el usuario del crédito prácticamente no lo nota», dijo Orlando Delgado Selley, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

«Los bancos están incentivados a reducir sus tasas, obligados no», agregó Selley.

Las instituciones con la TEPP más bajas para tarjetas de crédito clásicas en junio de 2019 fueron Santander, 22.3%; CitiBanamex, 22.5%, e Inbursa, 27.1%, de acuerdo con el reporte publicado en febrero «Indicadores Básicos de Tarjetas de Crédito» de Banxico, el cual retoma datos a junio de 2019.

En tanto, las tarjetas clásicas con las tasas más altas fueron la de Banco Invex, 38.4%; Banco Famsa, 38.9%; BanCoppel, 53.6%; y Consubanco, con 54.8%.

Nómina y personales

Los créditos de nómina son aquellos que se hacen por uno o varios salarios y se toman como garantía los ingresos salariales. Éstos no siguieron el patrón de la tasa del Banco de México, ya que la TEPP pasó de 24.97% en agosto del año pasado a 25.14% en febrero de este año, de acuerdo con el promedio en el sistema mostrado por Banxico.

Los créditos personales, aquellos en los cuales se entrega un préstamo, tampoco son fieles reflejos de las tasas de interés del banco central, ya que la TEPP pasó de 39.8% en junio de 2019 a 41.14% en diciembre de 2019, sin importar la conducta de las tasas de Banxico.

Riesgo persigue a hipotecarios

En el caso de los créditos hipotecarios, los datos muestran que, en el periodo de marzo de 2018 a septiembre de 2019, la TEPP se movió al contrario de como lo hacía la tasa interés objetivo del Banxico, que inició su recorte en agosto, al pasar de 10.31% en marzo de 2019 a 10.34% en septiembre.

Gene Towle, socio director de Softec, explicó que los créditos de vivienda se rigen a largo plazo, mientras que la tasa de interés de Banxico es una referencia a corto plazo. «El bono M a diez años se usa para fijar créditos a largo plazo».

Además, refirió que las tasas en el sector hipotecario se constituyen en parte por un sentido del riesgo, lo que hará que no tiendan a bajar debido a la crisis económica que está azotando al país con efectos como el desempleo.

«La percepción es que el riesgo ha subido o va a subir, entonces la tasa promedio hipotecaria que está en alrededor de 10% muy probablemente se quede por ahí», dijo Towle.

Automotrices

Las tasas de interés de créditos automotrices tienden a ser fijas, por lo que las ya contratadas no se ven modificadas por las decisiones del Banxico, apuntaló Vergara, de la Universidad Akali.

Normalmente, para acceder a un crédito el enganche suele ser en promedio de 20% del valor total del vehículo, en tanto que el resto se paga mensualmente.

En el caso de estos créditos, la TEPP de la banca pasó de 13.74% en agosto a 13.66% en febrero de este año, lo que refleja un descenso en términos generales conforme la política monetaria del Banxico.

Beneficios a los peces grandes

Los beneficios de los recortes de las tasas de interés de Banxico se reflejan principalmente en los créditos para empresas, apuntó Delgado Selley, de la UNAM.

«Cuando toman créditos generales como emisiones de papel, obligaciones, etc… es decir, para el uso de dinero de mayoreo, la tasa de interés sí pega mucho, pero para el uso del dinero de menudeo (para particulares) eso no se nota, tiene que bajar muchísimo más y más tiempo», dijo Delgado.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest