Necesitamos Aduanas más modernas: Alejandro Gómez, Concamin

El contrabando, el comercio ilegal y la piratería conforman una cadena de delitos que le cuestan miles de millones de pesos a la economía mexicana cada año, pues los productos que llegan al país de forma irregular no pagan los impuestos que deberían y dañan a los negocios legítimos.

Sin embargo, el consumo de mercancías ilegales es una práctica común entre las personas, principalmente por razones de precio. De acuerdo con la Encuesta para la medición de la piratería, realizada por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, casi 42 millones de mexicanos –una tercera parte de la población del país– consumieron productos pirata en el último año, principalmente música (37.5 millones) y películas (34.8 millones).

En el caso particular del tabaco, el año pasado se vendieron 7 mil millones de cigarros de marcas no autorizadas, es decir, casi 1 de cada 5 que se consumieron en México, según datos de Oxford Economics.

A pesar de los esfuerzos de las autoridades, que han decomisado alrededor de 100 millones de cigarrillos de contrabando en lo que va del 2021, hace falta modernizar las aduanas, frenar la informalidad en el país y fortalecer el estado de derecho, dijo Alejandro Gómez, presidente de la Mesa de Combate a la Ilegalidad de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En entrevista, el directivo compartió su visión sobre el comercio ilegal en el país, como parte de La Semana de Combate al Contrabando que lleva a cabo Milenio Foros.

¿A qué sectores perjudica la compra y venta de productos ilegales?

La ilegalidad afecta a prácticamente todos los sectores económicos en México, aunque el problema no es igual de grave en todos los casos. También adquiere diversas formas, como el ingreso de mercancías al país en condiciones de contrabando y subvaluación, la piratería, el incumplimiento de normas oficiales mexicanas, abuso de mecanismos de facilitación comercial, entre otras.

En la Mesa de Combate a la Ilegalidad de la Concamin hemos marcado una agenda de trabajo para impulsar la competitividad del sector productivo e identificar a las industrias que se han visto afectadas por este fenómeno, entre ellas: textil, vestido, calzado, tabaco, bebidas alcohólicas, manufacturas eléctricas, acero y azúcar.

Se han implementado diversas acciones para combatir prácticas de subvaluación y comercio ilegal en los sectores textil, vestido y calzado, de ahí que no se ha visto una mejoría sustancial en el porcentaje de importaciones que entran al país con una presunta subvaluación.

¿Cómo impacta el comercio ilícito en la economía nacional?

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México tiene uno de los niveles más bajos de recaudación de impuestos, apenas 30 por ciento de lo que se podría captar, derivado del incremento del comercio ilegal y la venta de productos de baja calidad.

Estas prácticas no solo dañan la salud de los mexicanos –ya que muchas de las mercancías ilegales incumplen las normas sanitarias–, sino que también afectan a los negocios formales y en gran medida a las micro, pequeñas y medianas empresas, pues representan una competencia desleal para ellas.

Lo más preocupante es que grupos del crimen organizado están detrás de la comercialización de estos productos. Por eso hay que seguir trabajando con las autoridades federales para disminuir el comercio ilegal en México.

¿A qué atribuye el crecimiento de este delito en el país?

A la ausencia de un marco legal que haga valer el estado de derecho y a la complacencia de las autoridades federales que han sido omisas en su actuar. Asimismo, la Ley Aduanera está desactualizada y persiste un problema de corrupción en las aduanas del país.

¿Qué acciones se requieren para erradicar el contrabando y la piratería?

Se debe fortalecer el estado de derecho y modernizar el andamiaje que permite a los importadores introducir mercancías a México a precios ridículamente bajos, que no cubren ni el costo de fabricación de los productos.

También hay un problema de informalidad que no se ha podido resolver; muchas veces ese canal se usa para distribuir y comercializar productos ilícitos, por ello es indispensable seguir trabajando con las autoridades, así como con los representantes de los diversos sectores industriales, para garantizar que se implementen acciones orientadas a reducir la ilegalidad y asegurar que el ejercicio de la función judicial sea transparente, sin corrupción ni impunidad.

Un ejemplo de lo anterior es la implementación del Código de seguridad que entró en vigor en 2017 y hoy en día, es una herramienta muy importante para identificar productos ilegales y lograr decomisos. Otro caso la implementación del marbete digital, con el objetivo de combatir la importación, exportación y comercialización ilegal de bebidas alcohólicas en el país.

Consideramos que las acciones de las autoridades deben de seguir intensificándose para poder erradicar la presencia del mercado ilícito, si las acciones cesan el mercado de productos ilegales crecerá nuevamente. La continuidad de las acciones de control es fundamental para combatir la comercialización de productos de mala calidad y que puedan poner en riesgo la salud y seguridad de los consumidores.

Con acciones como el decomiso de aproximadamente 100 millones de cigarros de contrabando durante el 2021 y la destrucción de más de 20 millones de cigarros de contrabando en lo que va del año las autoridades están protegiendo al consumidor y al mismo tiempo aseguran que todos pagamos los impuestos que nos corresponden.

El trabajo de la Comisión de la Mesa de Combate a la ilegalidad sigue cobrando relevancia al continuar con la lucha a favor de la legalidad y la seguridad de los consumidores.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest