México se confió de más con el TLCAN y busca corregir desequilibrios comerciales

Por más de 20 años México creyó que su comercio internacional estaba cobijado a la sombra del TLCAN y pensó que estaría seguro con un “único” principal socio comercial, por lo que enfocó su mercado a su vecino del norte, sin imaginar que un magnate republicando radical vendría a cambiar las cosas.

Desde una buena perspectiva, la aferrada idea de Donald Trump de “hacer América grande otra vez” bajo una política proteccionista para Estados Unidos, podría ser bien aprovechada por México y corregir los errores en su política comercial y voltear a ver otras economías para mejorar sus lazos comerciales.

Al parecer, esta es la idea que encuba la mente del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, quien aseveró que en la renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) México buscará “corregir los desequilibrios que preocupan hoy en día al liderazgo norteamericano a través de más comercio, no menos”, por lo que no se aceptarán restricciones.

“Estamos convencidos que la manera de atender las preocupaciones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y de muchos norteamericanos que no están satisfechos con los resultados del NAFTA es haciendo más comercio, no menos”, señaló durante su participación en el Foro Inversión sobre México, organizado por Nikkei, en Japón.

Videgaray Caso sostuvo que en este proceso sí habrá cambios, pero México siempre llevará como uno de sus objetivos cuidar a sus socios, a sus aliados y honrar la confianza.

“Esto no quiere decir que no habrá cambios, insisto, pero quiere decir que habremos de estar muy cerca de Japón y las empresas japonesas durante el proceso de negociación, en un proceso permanente de consultas, y que a final de cuentas el resultado tiene que ser un resultado que sea satisfactorio, que sea un resultado positivo hacia adelante” señaló.

Pareciera que México sí está reaccionado a la sacudida que le causó la renegociación del TLCAN y es que en línea de las declaraciones de Luis Videgaray, la economía mexicana busca incluir en el nuevo acuerdo la posibilidad de importar soya (soja) y maíz desde Argentina y Brasil, según adelantó el ministro de Economía, Ildefonso Guajardo.

“Guajardo insistió con que planteará esta cuestión la próxima semana en el marco de la renegociación de este acuerdo con Estados Unidos y Canadá. Ambos países son actualmente los principales proveedores de granos y oleaginosas a México. La apertura podría afectar a agricultores norteamericanos, un sector que fue determinante en el triunfo de Donald Trump”, citó El Cronista de Argentina.

En su colaboración para El Semanario, la internacionalista Nydia Egremy, destaca a México como el país con más TLC’s firmados (40), con regiones y países del mundo sólo entre 1994 y 2015 y en un balance, los críticos del TLCAN ven a un México desindustrializado, con un sector rural desmantelado, acentuada dependencia alimentaria, dominio extranjero en el sector agropecuario, sin autonomía tecnológica, alto desempleo y bajísimo crecimiento.

La realidad es que para vislumbrar con mayor claridad el futuro del comercio internacional de México habrá que esperar al resultado de la primera ronda de negociación que da inicio el 16 de agosto, a reserva de que se revele toda la información arrojada en la mesa o que “por prudencia” se decida marginar los resultados.

“Mientras la élite político-empresarial defiende sus intereses en el diálogo bilateral, a millones de ciudadanos se les escatima el derecho a la información sobre ese proceso que habrá de definir su porvenir en el futuro cercano,” apunta Egremy.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest