México no se paraliza por TLCAN.- SE

"Hoy se vuelve muy importante mandar un mensaje claro: no vamos a paralizarnos frente al reto que tenemos de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). México seguirá adelante y hoy más que nunca la estrategia de diversificación se convierte en una obligación para reposicionar a la economía mexicana", enfatizó.

En conferencia de prensa conjunta con la comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, dijo que desde el primer día de la actual administración se estableció una estrategia básica, la cual sería la diversificación de mercados.

Guajardo Villarreal subrayó que la visión de México en ese proceso de revisión será de que nada de lo acordado previamente sufrirá retroceso y no habrá afectación de cuotas, ni se impondrá alguna otra restricción.

Respecto a la revisión del tratado de comercio con la Unión Europea, tanto el funcionario mexicano como la comisaria de la Unión Europea anunciaron el compromiso de concluir la modernización de ese instrumento antes de que concluya el 2017 y, para tales efectos, acelerarán las rondas de negociación a partir de junio próximo, en que se realizará en México la cuarta de ellas.

Cecilia Malmström puntualizó que el mensaje que envían México y la Unión Europea hacia el mundo con la modernización de su acuerdo comercial es que se deben fortalecer y no debilitar las reglas mundiales de la actividad comercial multilateral.

"Somos partidarios de construir puentes y no muros para el beneficio de todos los países involucrados en la actividad comercial y económica mundial", enfatizó la comisaria de Comercio de la Unión Europea.

Viajará Guajardo a EU por disputa sobre azúcar

El secretario de Economía de México anunció este lunes que viajará a Washington la próxima semana para hablar sobre el comercio del azúcar, en momentos en que los dos países buscar renegociar un acuerdo que lo regula.

México y Estados Unidos extendieron la semana pasada, hasta el 5 de junio, el plazo para llegar a un convenio sobre los llamados "acuerdos de suspensión" que rigen el comercio del edulcorante.

La extensión se debió a que Estados Unidos pidió a México una mayor proporción de azúcar cruda y menor de azúcar refinada, respecto a los envíos actuales, así como cambiar la polaridad, que implica mandar azúcar básicamente cruda para ser procesada por refinadores estadounidenses.

La petición no fue aceptada por la contraparte mexicana.

En tanto, los azucareros mexicanos están advirtiendo que podrían pedir a su Gobierno que use sanciones comerciales aprobadas por la Organización Mundial de Comercio (OMC) contra la fructosa de Estados Unidos si no se llega a un acuerdo sobre el comercio del edulcorante.

Recientemente, la OMC resolvió que México puede imponer sanciones comerciales por hasta 163.23 millones de dólares anuales contra Estados Unidos, tras ganar una añeja disputa sobre las normas del etiquetado del atún.

Cuando Guajardo fue consultado hoy sobre si México aplicaría algo similar respecto al azúcar, dijo que solo sería evaluado si no hay acuerdos entre los dos países.

"Yo creo que en una discusión para lograr acuerdos no debemos ventilar ningún tipo de amenazas. La idea es encontrar un buen acuerdo y solo si no se puede encontrar un buen acuerdo, habría que analizarlo", dijo.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest