México, en alerta por la negativa de Semarnat de autorizar la siembra de semillas modificadas

A pesar del buen desempeño del cultivo y el éxito logrado durante más de 20 años, en 2019 la producción del algodón se desplomó 35% y continuará esa tendencia por la falta de semillas al no autorizar Semarnat el uso de simientes genéticamente modificadas.

Por eso, integrantes de la cadena de valor del algodón, representada por agricultores, productores, despepitadores y textileros participaron en el Foro Virtual: “Situación del algodón en México: retos y oportunidades”, organizado por la Asociación Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología, A.C. (PROCCYT).

Ahí, junto con otros especialistas, coincidieron que el sector en México está en alerta máxima por la negativa de la SEMARNAT, de autorizar la siembra de semillas genéticamente modificadas.

Al respecto, Relbo Raúl Treviño, presidente del Comité Nacional Sistema Producto de Algodón, recordó que, a pesar de estar basadas en la ciencia y conforme a Derecho, las autoridades federales les han negado 19 solicitudes, argumentando que México es centro de origen del algodón, con algunas poblaciones silvestres que se encuentran en el sureste del país.

El representante de los agricultores algodoneros en México destacó que la negativa de las autoridades los pone en desventaja frente a los productores de otros países, quienes también emplean semillas mejoradas. Señaló que seestá desaprovechandola oportunidad de producir 500 mil pacas para 2024, es decir, un incremento del 30% y más de 50,000 hectáreas, lo que representa un crecimiento del 27% del PIB.

El algodón es el cultivo no alimentario más importante en el mundo y podría seguir siéndolo para México, sobre todo si se toma en cuenta que su cadena de valor representa negocios por más de 13,000 millones de pesos anuales. Genera productos textiles de alto interés para la población, y subproductos de impacto en industrias como la de nutrición animal y la de producción de papel.

Es intensivo en mano de obra y es uno de los mayores generadores de empleo en el campo.De hecho, se estima que, en promedio, 8,000 agricultores cultivan algodón cada año en Chihuahua, Baja California, Coahuila, Sonora, Durango y Tamaulipas. Pero no sólo eso, también contribuye con el medioambiente. A partir de 1997 se han dejado de aplicar al menos 667 toneladas de ingrediente activo de insecticidas al ambiente para su producción, de acuerdo con información presentada por Cristian García De Paz, director ejecutivo de PROCCYT.

Por su parte, Juan Cortina Gallardo, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), señaló: “A pesar del buen desempeño del cultivo y el éxito logrado durante más de 20 años, en 2019 la producción de algodón se desplomó 35% y esta situación se agravará porque desde el 2020 los agricultores han enfrentado el desabasto de semilla y la ausencia de apoyo por parte de algunas autoridades para dar solución”.

Asimismo, señaló que el desabasto de la semilla está fortaleciendo el uso de productos ilegales, como el contrabando y la semilla recuperada de los despepites, con el consecuente desconocimiento de las tecnologías genéticas que se pueden estar introduciendo y liberando, así como la pérdida de control para la autoridad.

El mercado ilegal en México está creciendo de manera acelerada, representando un grave problema, con fuertes efectos ambientales y económicos potenciales muy serios. La semilla ilegal representa un alto riesgo para el medio ambiente, para el sector y para los usuarios.

El Foro reunió a especialistascomo: Juan Cortina Gallardo, presidente del CNA; Francisco Javier Trujillo Villalobos, director en jefe de SENASICA; Rhiannon Elms, agregada agrícola de la Embajada de Estados Unidos en México; la Senadora por Baja California Nancy Sánchez; Manuel Espinosa, presidente de la CANAINTEX; Kenneth Smith, socio de AGON Economía, Derecho, Estrategia; así como a productores de Baja California, Chihuahua y Tamaulipas.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Bóxers

Pantalones de mezclilla para caballero (2a edición)