mejorar competitividad con Estados UNidos Zona estratégica en el norte detonará comercio exterior

El Economista. Gabriela Martínez. Tijuana, BC. La creación de una zona franca, como la que propone el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), abre las puertas hacia el crecimiento del comercio exterior y la mejora de la competitividad de las entidades fronterizas con sus homólogos en Estados Unidos; sin embargo, las empresas deben prepararse no sólo para los beneficios fiscales sino también para el incremento salarial.

El coordinador regional de América Latina del Grupo de Práctica Comercial Internacional y Comercio de Baker McKenzie, Manuel Padrón Castillo, explicó a El Economista que el proyecto de AMLO contempla como dos de sus principales beneficios la disminución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 16 a 8%, y del Impuesto sobre la Renta (ISR) a 20%, lo cual coloca a los municipios situados dentro de los 25 kilómetros de la frontera en condiciones de competir con la Unión Americana.

Padrón Castillo consideró que el tema del incremento salarial obliga a las empresas a hacer un análisis sobre sus costos para prepararse en los cambios que entrarán a partir del 1 de enero del 2019, y que podrían desequilibrar el costo de su operación.

“El factor del salario obliga a hacer el ejercicio para saber dónde está el equilibrio porque habría empresas que con ese incremento mantengan una diferencia marginal, pero habrá quienes dependen de manera importante del costo de la mano de obra y quizás no estén los niveles de dos o tres veces sobre el salario mínimo”, señaló el especialista.
Perfeccionamiento de propuestas

Asimismo, calificó como positivo el llamado de las cámaras empresariales en la frontera para perfeccionar la propuesta de Andrés Manuel López Obrador, con otros planteamientos como el de la Confederación Patronal de la República Mexicana de incrementar el salario de manera paulatina o del Consejo Coordinador Empresarial en Ensenada, de extender los beneficios fiscales a toda la entidad federativa y no restringirlos a 25 kilómetros.
Apertura

El coordinador regional de Baker McKenzie indicó que más que existir una oposición hay una apertura del sector empresarial que da la bienvenida a un proyecto que tiene como objetivo potencializar el comercio en la frontera en igualdad de condiciones con las entidades situadas en la frontera sur de Estados Unidos, tomando en consideración a Baja California, que fue el último territorio en mantener una zona franca de todo el país.

Dijo que con la propuesta de reducir los impuestos, la federación sacrifica mayor recaudación, pero compensa esa parte con un mayor desarrollo social que fomenta al sector comercial no solamente para fortalecer a aquellos que ya operan, sino a los que están en miras de emprender un negocio

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest