Lydia Lavín pone su toque a los cubrebocas

Con la finalidad de continuar con las medidas sanitarias después del confinamiento por Covid-19, la diseñadora Lydia Lavín lanzó una línea de cubrebocas manufacturados con textiles tradicionales mexicanos y materiales reciclados.

La creativa explicó que estos accesorios son perfectos para la nueva normalidad, ya que además de proteger, realzarán cualquier look, pues están fabricados con remanentes de rebozo de cinco talleres de la comunidad de Tenanzingo, Estado de México, así como con otros tejidos amuzgos hechos en telar de cintura, por artesanos de Xochistlahuaca, Guerrero.

«La idea surgió del 10 de Mayo, ya que repartimos estos cubrebocas a nuestras clientas como un regalo y la respuesta fue genial, muchas de ellas empezaron a pedirnos para sus familiares. A partir de ahí, se nos ocurrió la producción», compartió Lydia.

Además de los diseños mexicanos, estas piezas cuentan con un filtro lavable de tres capas hecho de poliéster, producido en colaboración con una empresa textil.

«Trabajar con las comunidades indígenas ha sido un acierto, porque es una medida de sostenibilidad, además, no desperdiciamos, reutilizamos e incorporamos nuevas formas de hacer más visibles a los artesanos», comentó.

Agregó que la colaboración de la marca con las comunidades, no sólo les genera a los artesanos un ingreso directo de las ventas de sus trabajos, también tienen regalías, las cuales les generan un mayor ingreso.

Confesó que ahora trabaja en un nuevo modelo de negocio, en el que, a partir de una prenda antigua que hayan adquirido de la firma, las personas podrán tener una pieza nueva mediante la reutilización de los mismos textiles, lo cual se trabajará dentro de su taller.

«México sí tiene cómo hacer cosas interesantes que puedan ayudar al medio ambiente», añadió.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest