La UE logra un principio de acuerdo para eliminar las restricciones geográficas en las compras online

La Unión Europea (UE) pretende acabar con las restricciones geográficas en el ecommerce. El Consejo, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea han logrado un principio de acuerdo para dar carpetazo a las limitaciones “injustificadas” en las compras online de los países de la comunidad. La administración europea quiere que los consumidores realicen sus compras por Internet a través de las plataformas que elijan, sin ser bloqueados o redirigidos a otras páginas web.

 

Aún resta que los 28 países miembros y la Eurocámara den luz verde para que entre en vigor este reglamento, previsiblemente a finales de 2018. Algunas de las barreras que la UE quiere derribar es, por ejemplo, la necesidad de formalizar un pago con una tarjeta de débito o crédito de un determinado país.

 

Andrus Ansip, vicepresidente de la Comisión Europea responsable de la Agenda Digital, se ha mostrado confiado en que el acuerdo “pone fin a la discriminación injustificada”. Por su parte, Elzbieta Bienkowska, comisaria de Mercado Interior e Industria, ha destacado que esta actuación de Bruselas servirá para lograr “precios más bajos” en el sector del reparto transfronterizo de paquetes.

 

 

La UE espera que la nueva norma entre en vigor a finales del próximo año

 

 

Desde las instituciones europeas han aclarado que su intención no es regular el mercado y que mantienen la libertad de los comercios de fijar sus precios. Por tanto, la diferenciación de precios entre países será posible, no así “la discriminación de precios”.

 

La UE planea que la nueva norma se aplique a servicios como entradas para conciertos, dispositivos electrónicos o el alquiler de coches, quedando exentos los servicios audiovisuales, los libros electrónicos y los videojuegos, protegidos por derechos de autor.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest