CÁMARA NACIONAL

DE LA INDUSTRIA TEXTIL

La singular recuperación que viene

De acuerdo con los pronósticos de los expertos del sector privado, la economía mexicana tendrá un brinco en el tercer trimestre en el que ya estamos y el PIB crecerá a una tasa del 7 por ciento respecto al nivel del segundo trimestre.

No es sorpresa, ya hay diversas variables en las que se percibe una mejoría clara en julio respecto a junio, como ocurrió con junio respecto a mayo.

En el cuarto trimestre del año, de acuerdo con el mismo sondeo publicado ayer por el Banco de México, la economía volverá a crecer en 6 por ciento respecto a la cifra del tercer trimestre.

Estas alzas, sin embargo, no van a ser suficientes para impedir que en promedio, la caída de la economía en 2020 sea de 9.9 por ciento, según 38 firmas de análisis o instituciones financieras.

Aunque en diversas ocasiones, hemos cuestionado las afirmaciones hechas por el presidente López Obrador, en cuanto a la dinámica de la crisis, debe aceptarse que tiene razón cuando señala que en el segundo trimestre del año la economía llegó al piso.

Las tasas que observaremos en el tercero y cuarto trimestres mostrarán un repunte visible respecto a los periodos previos. Claro, siempre y cuando no se presente una aceleración de los contagios de Covid-19 y nuevamente haya necesidad de establecer un confinamiento.

También debe subrayarse que en los comparativos anuales sí habrá importantes caídas aún en el tercero y cuarto trimestres, que estarían en el orden de 12 y 7 por ciento, respectivamente.

No sobra decir que este comportamiento lo vamos a ver durante el resto de este 2020: caídas en las comparaciones anuales y alzas, incluso espectaculares, en los comparativos trimestrales.

Lo más preocupante del sondeo que ayer presentó Banxico no son los datos de 2020, ya esperados, sino los de 2021, pues coinciden en señalar que pese al crecimiento, la economía no recuperará lo perdido.

En el cuarto trimestre del 2021 estaremos todavía 3.7 por ciento por debajo del mismo periodo de 2018, habrá sido un trienio sin crecimiento.

En realidad, prácticamente nadie sabe con exactitud cuál vaya a ser el daño de largo plazo que exista luego de la fuerte caída del segundo trimestre. Pero tampoco sabemos bien a bien cuál será el efecto positivo que tendrá el incremento en la productividad que se está gestando en estos meses.

Debe señalarse también que los anteriores, son datos que se refieren a las magnitudes macroeconómicas.

Si se observan sectores específicos, habrá diferencias grandes.

Por ejemplo, la venta de bienes básicos ni ha caído como el conjunto de la economía, ni tampoco repuntará en las magnitudes que hemos comentado.

En contraste, las exportaciones de manufacturas cayeron de manera mucho más intensa y repuntarán del mismo modo, como ya lo hicieron en el mes de junio, cuando crecieron 83.6 por ciento respecto a mayo.

En el plano regional será muy diferente el comportamiento de estados que dependen altamente del turismo, como Quintana Roo y Baja California Sur, los cuales seguirán con una tendencia a la baja por un periodo prolongado, que entidades con robusta manufacturera, como algunos estados del Bajío y del norte de la República, las cuales repuntarán de manera acelerada.

Economías que dependen fuertemente del consumo doméstico, como la Ciudad de México, tendrán un crecimiento más moderado que el conjunto de la República en los siguientes meses, pero no tuvieron una caída tan intensa como sí se ha presentado en estados con más concentración de la industria y turismo.

Tendremos recuperación. De hecho ya la tenemos. Pero, aunque a tasas altas, será frágil, desigual y con un futuro incierto.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest