La recuperación del algodón ‘made in Spain’ y de la tradición de un pueblo burgalés

La cadena de tiendas multimarca Socks Market lanza una colección propia de calcetines confeccionada con materia prima cultivada en España y fabricada en Padroluengo (Burgos) con la que quieren reivindicar el talento nacional

«¿Cómo es posible que la ropa hecha en España no se haga con algodón español, sino con algodón importado, si España es el segundo productor de algodón de Europa?», se pregunta el cofundador de Socks Market Miguel Valero. La cadena de tiendas de multimarca española, especializada en calcetines, ha hecho una apuesta por recuperar el algodón ‘made in Spain’ y, de paso, recuperar la tradición del pueblo burgalés de Padroluengo en el que antes de la Globalización se fabricaban el 70% de los calcetines que se vendían en España.

Valero ha tachado de «rocambolesca» la situación por la que en España se cultiva el 21% de todo el algodón de la Unión Europea (UE) y cuya producción se exporta en su totalidad a terceros países como Bagladesh o Indonesia donde se procesa esta materia prima y que las fábricas españolas deben importar.

«No es que sea insostenbile, que lo es, es de locos que para llegar a un campo andaluz una bobina que se pone en una fábrica de Burgos, el algodón tenga que recorrer miles de kilómetros por medio mundo», ha apuntado el representante de Socks Market.

Todo ello a través de una nueva marca propia de ‘moda kilómetro 0’ denominada ‘Cero cero’ y que es un homenaje a los calcetines estampados de los años 50, la primera época dorada de Hollywood y que tiene vocación de durabilidad, a través de hilos reforzados en puntera y talón. Además de reforzar la prenda con costuras planas. En est sentido, Valero ha explicado que de las 50 marcas con las que trabaja «más de 30 son nacionales» y, por este motivo, han asociado su nueva marca propia a lo que ha descrito como «moda sostenible y de proximidad».

Desde Socks Market han reivindicado la larga tradición textil de España y, haciendo honor de la misma, han buscado compañías españolas con las que elaborar esta colección propia. En este viaje se han aliado con varias pymes. «El algodón es cultivado en Andalucía, el proceso de hilado y tratamiento se realiza en hilaturas catalanas y valencianas, como no podía ser de otra manera, y la fabricación del calcetín en un pequeño pueblo de Burgos llamado Pradoluengo», ha apuntado el cofundador de esta cadena de tiendas quien recuerda que antes de la deslocalización a lugares como China el 70% de todos los calcetines vendidos en España eran fabricados en esta población de poco más de 1.000 habitantes. De esta forma, ha apuntado que cumplen un doble objetivo: hacer una moda más sostenible y crear empleo en España. Sobre lo primero han apuntado que se produce un importante reducción de la huella de carbono.

Pero, ¿cómo están recibiendo los clientes los nuevos calcetines de algodón ‘maden in Spain’? Valero ha apuntado que «la inmensa mayoría de los clientes se dan cuenta, por primera vez, de que nunca habían sido conscientes del origen del algodón que llevan, ni de los miles de kilómetros que ha recorrido». En este sentido, ha apuntado que hay reacciones de sorpresa y orgullo entre quienes adquieren estos calcetines. A su juicio, todo lo anterior junto la mayor conciencia por las condiciones laborales de muchos trabajadores, les lleva a concluir que «la moda hecha aquí con algodón de aquí ha llegado para quedarse».

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest