La OTAN intentará persuadir a Turquía

Las cartas están sobre la mesa… literalmente. Ahora que las solicitudes de ingreso de Suecia y Finlandia fueron formalmente presentadas ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y Turquía ha expresado abiertamente su rechazo a la adhesión de ambos nórdicos, la resolución queda en manos de la Alianza. Ayer, el secretario general del pacto, Jens Stoltenberg, aseguró que atendería las preocupaciones de los turcos, unas que, por ahora, representan el único obstáculo para los candidatos.

“Estamos decididos a mantener nuestra posición, hemos informado a nuestros amigos y diremos ‘no’ a Finlandia y a Suecia, y persistiremos en esta política”, declaró el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

El gobierno del país eurasiático alega que estas dos naciones “albergan terroristas”, refiriéndose a la presencia de las Unidades de Protección Popular (YPG) -que han colaborado con EU en el combate de grupos yihadistas, como el Estado Islámico-, y a sus aliados del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), este último considerado una organización terrorista por los estadounidenses y la UE.

“Por supuesto, responderemos a las preocupaciones expresadas por Turquía (…) hay que alcanzar un acuerdo para avanzar”, dijo Stoltenberg en conferencia desde Copenhague.

Finlandia y Suecia resolvieron romper con décadas de una tradición de no alineamiento militar tras la invasión rusa a Ucrania.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest