La CFE dispara tarifas de transmisión a privados; es un ‘electrolinazo’, dice Concamín

Luego de conocerse que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) decretó el aumento de las tarifas de transmisión para las plantas renovables y de autoabastecimiento, la CONCAMIN expresó su rechazo a lo que llamó ‘electrolinazo’ propuesto por la CFE y ejecutado la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

La CFE publicó el miércoles en el Diario Oficial de la Federación que las tarifas de distribución o porteo, que cobra a las empresas privadas por utilizar la red del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) tendrán un aumento de 560% en el caso de las transmisiones de alta y media tensión con respecto a las tarifas de 2018, al pasar de 0.04604 pesos el kilowatt-hora a 0.25857 pesos.

El mayor incremento lo tendrán las transmisiones de baja tensión, al pasar de 0.09208 pesos a 0.89284 pesos, informó CFE Intermediación de Contratos Legados, Empresa filial de la Comisión Federal de Electricidad, un incremento de 970% contra la tarifa al cierre de 2018.

El ‘electrolinazo’ representa es una medida que indiscutiblemente incrementa el costo final de la energía consumida y, en el proceso, viola ordenamientos jurídicos y contractuales, dijo la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Añadió que de forma sistemática la CFE y las autoridades han criticado e intentado desvirtuar cualquier modelo de contratación eléctrica que compita con la generación por plantas de la CFE e ignorado selectivamente sus ventajas competitivas, incluyendo su capacidad de ofrecer mejores precios y emplear tecnologías limpias.

La Concamin también rechazó las afirmaciones de altos directivos de la CFE de que el esquema de autoabastecimiento de electricidad de empresas privadas se ha deformado y generado un mercado negro de electricidad, y lo llamó un “intento de denostación” de un modelo de contratación delimitado por las leyes mexicanas y reconocido por tratados internacionales.

“El desprestigio de la ley –al tildar una actividad legal de ‘mercado negro’- debilita el Estado de Derecho”, dijo el organismo empresarial en un comunicado y agregó que el esquema de autoabastecimiento se aplica con parámetros públicos y transparentes, aunque no refutó la afirmación de que este esquema representan costos del orden 7 mil millones de pesos anuales para la CFE.

Expuso que cualquier pérdida de alternativas competitivas representa altos costos para los consumidores de electricidad, particularmente en el sector industrial y comercial que no tienen tarifas subsidiadas, lo que inevitablemente encarece el costo de vida de los mexicanos.

“Mientras el país se prepara para iniciar el proceso de recuperación económica, cualquier acción que lastime la competencia y competitividad en beneficio de una sola organización es francamente indefendible.”

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest