Impulsemos la industria creativa en México

El mercado de la industria creativa en México se expande a un ritmo acelerado y junto con él, los retos y las oportunidades que afronta este sector crecen.

Los mexicanos somos creativos, no hay duda de ello. Ahora es momento de dar pasos más sólidos en la construcción de una industria que corresponda al talento, formación y habilidades de los miles de creativos en el país.

Para visualizar dicho potencial es importante recalcar una cifra relevante: 7% del PIB en México es aportado por la industria creativa (un porcentaje incluso superior al registrado por la industria automotriz). Agencias, despachos, firmas de diseño y diseñadores autónomos forman parte de las filas de este sector. Empresas de diseño publicitario, industrial, textil, audiovisual, editorial, son algunos de los jugadores de esta poderosa industria.

Con tanto potencial creativo, desarrollar la industria creativa es necesario e indispensable en nuestro país. Invertir en potenciar este sector ayudará a crear más fuentes de empleo, más calidad en productos y servicios. Más industria creativa significa más registros de propiedad intelectual e industrial, factores de competitividad empresarial.

Entre las ventajas que presenta esta industria se encuentran:

-Es uno de los sectores más democratizados, ya que la inversión es más accesible que otros negocios y los rendimientos están por encima del 30% anual. Sus barreras de entrada son menores.

-Los servicios creativos, en su mayoría intangibles, pueden prestarse a una cantidad escalable de clientes en diversas partes del país y del mundo. Sin que esto represente un costo extra en logística de entrega o costos de importación.

-No existen acaparadores, es decir, el mercado se distribuye entre las empresas, generando una derrama económica para todos los competidores.

-La reciente pandemia significó un incremento en la solicitud de servicios creativos digitales en diversos sectores empresariales. Mayor necesidad de exposición digital significa también mayor necesidad de soluciones creativas digitales.

Sin embargo, aún existe un reto importante: Necesitamos más empresarios con visión de crecimiento.

Actualmente, son muchos los jugadores independientes, pequeños y con poco desarrollo que conforman este sector. La ola de desempleo que provocó la pandemia orilló a emprendedores sin formación en el sector a auto emplearse como prestadores de servicios creativos digitales, generando competencia de precios y el surgimiento de agencias creativas informales.

Varios emprendedores creativos, ante la falta de formación empresarial y vinculación, forman parte de la estadística general en la que 7.5 de cada 10 empresas cierra la cortina antes del tercer año.
Nuestras Historias

Desastres, protestas y elecciones: las imágenes de la semana
Las imágenes de la semana: Fenómenos naturales… y provocados por el hombre
Galería semanal
Galería de la semana: manifestaciones contra el machismo y el racismo policial
Las imágenes de la semana

¿Cómo podemos desarrollar nuestra industria creativa?

Es indispensable voltear a la creación de más Hubs de diseño e innovación. Para que las empresas creativas se formalicen y expandan se deben considerar cuatro factores clave:

  1. Capacitación. Debemos apostar por más capacitación en términos técnicos y empresariales. Formación en finanzas empresariales, dirección y gestión, ventas, liderazgo, automatización, negociación y marketing son indispensables para profesionalizar esta industria.
  2. Financiamiento. Se requieren más y mejores incentivos para formalizar este sector, así como las facilidades para acceder a financiamiento. El 24% de los egresados de carreras creativas trabajan de forma independiente, muchos de ellos desde la informalidad, sin posibilidades de crecimiento real para sus negocios.
  3. Vinculación. El sector creativo tiene mucho que aportar, pero está aislado e incomunicado. Es importante desarrollar cámaras, grupos y asociaciones de negocios especializados en esta industria que sean portavoces de las necesidades y opiniones.
  4. Visión global. La industria creativa en México puede y debe impactar más a nivel mundial. Nuestros diseñadores y creativos están a la altura de sus homólogos en otras ciudades capitales. Debemos tener más presencia y ser los ejecutores de grandes proyectos creativos. Hace mucho dejamos de ser un país simplemente maquilador, tenemos el talento para ser los directores creativos de la nueva realidad.

El camino por recorrer es aún largo, pero lleno de posibilidades y grandes oportunidades para un sector que tiene tanto por aportar en el desarrollo competitivo de nuestro país. Más empresas creativas escalando y conquistando nuevos horizontes, cuentas y proyectos. Ese es el destino al que debemos mirar.

¿Puede México ser la nueva capital del diseño y la creatividad a nivel global? Seguro que sí.

Nota del editor: Samuel Salinas es CEO de Profitmakers. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Bóxers

Pantalones de mezclilla para caballero (2a edición)