“Hay que saber manejar la presión de EU”

Una de las cuestiones esenciales que debe dominarse cuando se está en una mesa de negociación con Estados Unidos es saber manejar la presión de la fuerza de la primera economía del mundo, afirmó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Estados Unidos se ubica como la mayor economía global, con un Producto Interno Bruto (PIB) nominal de 18.6 billones de dólares, mientras que la economía de México se sitúa en el lugar 16, con 1 billón de dólares.

Según Guajardo, en las negociaciones no se debe ser “blofero ni gritón”, a la vez que se debe defender con firmeza los posicionamientos en los momentos clave.

En el 2015, en las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), México rechazó una propuesta de Estados Unidos y Japón sobre reglas de origen en el sector automotriz, argumentando que se dañaría la producción mexicana.

El diario The New York Times afirmó que Guajardo se mostró entonces “desafiante” en una línea “dura” que tomó contra la petición de permitir exportaciones de automóviles japoneses con menos de 65% de partes y componentes producidos en la región del TPP, a lo cual también se opuso Canadá.

“Estoy luchando por los intereses de mi país”, dijo Guajardo, tras filtrarse su posición en reacción a un acuerdo entre Japón y Estados Unidos sobre las reglas de origen para los coches, que determinan los insumos regionales que se incorporan al producto final para gozar de ventajas arancelarias.

“Nos estaban jugando una cosa chueca, que era un acuerdo secreto que estaban haciendo los estadounidenses con los japoneses”, recordó Guajardo en una reciente entrevista.

“Gracias a que no fui blofero ni gritón en toda la negociación, el día que tuve que hacerlo, atoramos la negociación en Hawai y, en un mes, tuvieron que reaccionar al responder los objetivos de México”, agregó.

México pudo contrarrestar la posición de Estados Unidos y de Japón gracias en parte a su aprendizaje de una vieja lección cuando fue la negociación del texto original del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en 1992 y 1993: consultar y buscar el consenso sectorial con la industria de México.

“México es el país que, con mucho más detalle, se hace acompañar del famoso cuarto de junto, porque hemos puesto como elemento fundamental no llevar a la mesa ningún posicionamiento que no se haya dialogado y, de alguna manera consensuado, con los sectores productivos del país”, comentó Guajardo.

La representación del sector empresarial es de las más nutridas en las mesas de negociación el y gobierno de México puede hacer consultas inmediatas y presenciales en las coyunturas críticas de la negociación. Michael Froman, representante comercial de Estados Unidos, estaba presionando mucho para cerrar temas que quedaban pendientes para el cierre del TPP y fue cuando el asunto de las reglas de origen se atravesó.

De acuerdo con su propia versión, Guajardo le dijo a su contraparte de Estados Unidos: “Si cree que la manera como hace los acuerdos en Wall Street es la misma que con los estados soberanos, está muy equivocado”.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest