Fallo en panel automotriz se dará en noviembre

México y Canadá defendieron el uso de metodologías “roll-up”, mientras que EU insiste en limitar el uso de contenido extranjero en la producción automotriz que se exporta regionalmente.

El panel sobre reglas de origen automotrices en el marco del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) emitirá su informe final el 12 de noviembre de 2022, informó Elbio Rosselli, presidente del propio panel.

En la audiencia celebrada este miércoles, las delegaciones de México y Canadá se abocaron a defender sobre todo el uso de metodologías “roll-up”, mientras que la delegación de Estados Unidos se opuso a ello con respecto a ciertas piezas incorporadas a los vehículos acabados, con su intención de limitar el uso de contenido extranjero en la producción automotriz que se exporta regionalmente.

El caso de solución de controversias es importante para los tres países porque el sector automotriz abarca el mayor flujo del comercio intrarregional, y también porque se están poniendo a prueba nuevas disposiciones del T-MEC para resolver conflictos entre las partes.

Las metodologías “roll-up” permiten que los materiales (por ejemplo, las partes automotrices) que han adquirido origen al cumplir con un umbral de contenido de valor regional (CVR) sean considerados totalmente originarios cuando se utilizan como insumos en un producto manufacturado posterior (por ejemplo, un vehículo terminado).

Las metodologías de roll-up proporcionan una flexibilidad adicional para que los productores de productos acabados satisfagan el CVR aplicable y, por tanto, obtengan un tratamiento arancelario preferencial.

Los funcionarios mexicanos expusieron que el roll-up puede aplicarse transversalmente en el Capítulo 4 del T-MEC y advirtieron que las acciones de Estados Unidos basadas en esta interpretación son inconsistentes con otras disposiciones del T-MEC.

Por su parte, los representantes de Canadá argumentaron que el “requisito de originación” usado por Estados Unidos no existe en el T-MEC y que la idea estadounidense de que con mayores exigencias de contenido regional se aumentarán las inversiones en América del Norte es una falacia.

En su presentación final, los funcionarios estadounidenses argumentaron que usando los propios cálculos de México sobre los datos de Estados Unidos en un ejemplo de un motor de combustión interna se obtiene como resultado un valor de contenido regional de 80%, cuando en realidad es de 60 por ciento.

Luego agregaron que esto implica menores puestos de trabajo y que el productor ya estaría cumpliendo con el requisito del 75% de contenido de valor regional exigido en el T-MEC.

Pero, ya desde antes, la delegación canadiense había expuesto que los números presentados por los Estados Unidos son “irrelevantes para la cuestión”.

Por el contrario, los canadienses dijeron que el fondo del asunto es si el roll-up se aplica a las piezas básicas. “La prueba de los datos presentados por Estados Unidos no dice nada sobre esa cuestión. Es simplemente una distracción”, dijo un funcionario canadiense.

En este caso, el gobierno de Estados Unidos tiene una interpretación que contrasta no sólo con la de México y Canadá, sino con prácticamente toda la industria de ensamble de vehículos con operaciones en América del Norte, lo cual genera en el corto plazo incertidumbre para realizar nuevas inversiones en la industria.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest